Miércoles, 07 Febrero 2018 13:17

Le debo mucho a Cieli

María Augusta

Karolina Vera (Playa Prieta, Ecuador):  Le debo mucho a Cieli, porque me libró de muchas recaídas. Ella llego a conocerme realmente...bastaba una mirada, y ella ya sabía que algo no andaba bien.

Karolina Vera es de Playa Prieta, estudió en el colegio «Sagrada Familia» y es miembro del Hogar de la Madre de la Juventud. Colaboró muy activamente en el rescate de las hermanas la noche del terremoto del 16 de abril de 2016. Íntima amiga de las jóvenes fallecidas con la Hna. Clare, hoy comparte con nosotros algunos recuerdos sobre María Augusta, a la que tiene tanto que agradecer.

María Augusta y yo nos conocíamos desde hacía muchos años, ya que éramos miembros del Hogar de la Madre. Ella era de Chone y, cuando vino a vivir a Portoviejo, a la residencia de estudiantes, nuestra amistad creció. A pesar de que ella vivía en Portoviejo y yo en Playa Prieta, no nos veíamos muy de seguido, pero de vez en cuando nos mandábamos notitas animándonos a seguir en la lucha. Aunque parezca algo tonto, esas notitas me daban mucha fuerza.

Después de algún tiempo, María Augusta entró como candidata a Sierva del Hogar de la Madre. ¡Qué contenta estaba de hacer la voluntad de Dios! A partir de allí, ella y yo nos veíamos con más frecuencia. Los fines de semana, Cieli (así llamaban las chicas a María Augusta) iba a Playa Prieta, y durante la semana daba clases de Biología en el Colegio «Sagrada Familia» donde yo estudiaba y que las hermanas Siervas del Hogar de la Madre dirigen.

Como profesora era muy buena porque realmente nos enseñaba y quería que comprendiéramos cada cosa que nos explicaba. Se esforzaba por enseñarnos de la mejor manera y, si alguno no entendía algo, ella lo borraba todo y empezaba de nuevo. Explicaba las veces que fuese necesario. Mis compañeros de clases la querían muchísimo. Ella no solo nos enseñaba la materia de biología, sino que también aprovechaba para hablarnos de Dios y de la Virgen, y nos animaba a confesarnos.

Como mi amiga, hermana y candidata, María Augusta era muy buena. Siempre estaba allí, ayudándonos, apoyándonos. Confió en mí. Ella era la jefa de la residencia y, cada vez que era posible, nos invitaba a pasar tiempo con ellas para que estuviésemos en un ambiente sano, ya fuera en Portoviejo o en Playa Prieta.

Le debo mucho a Cieli, porque me libró de muchas recaídas. Ella llego a conocerme realmente, pero no solo a mí, también a alguna otra chica más. Bastaba una mirada, y ella ya sabía que algo no andaba bien. Amaba a la Virgen con locura.

Buscar

Redes sociales

Newsletter semanal

Elegir idioma

Últimos recuerdos publicados de las compañeras


Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes a través del formulario o enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.

Si quieres subir varias fotos, ponlas en un documento de word o júntalas en un archivo zip. Sólo se puede subir un archivo en este campo. También nos las puedes enviar por email: hermanaclare@hogardelamadre.org
Si tienes un vídeo de las hermanas o si quieres enviarnos tu testimonio grabado en vídeo, puedes subirlo aquí.

Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com