Miércoles, 09 Mayo 2018 12:53

Entró con los dos pies.

entro con los 2 pies800

Carolina Aveiga (Ecuador): Yo no sé qué más pasó allí, pero después de esto salió dando saltos del santuario. Estaba muy contenta, algo había cambiado.

Carolina Aveiga era una muy buena amiga de Mayra. Nos cuenta algunos momentos clave de la vocación de Mayra de los que fue testigo, y ese gesto tan decidido de Mayra el día que entraba de aspirante, de entrar en la capilla dando un salto, para «entrar con los dos pies», es decir, dando un paso definitivo, sin vuelta atrás.

Recuerdo que hicimos una peregrinación a Guayaquil y, desde ahí, avanzamos hasta Olón, donde está el Santuario de la Rosa Mística, una imagen de la Virgen que había llorado lágrimas de sangre. Estando allí, frente a la imagen de la Virgen, una hermana dijo que podíamos arrodillarnos frente a la imagen para decirle lo que quisiéramos, que aprovecháramos, y que las que nos quedábamos atrás teníamos que rezar por la chica que pasase delante. Después que fueron algunas, Mayra se levantó y fue a arrodillarse frente a la Virgen. Mayra descubrió su vocación en ese momento. Yo no sé qué más pasó allí, pero después de esto salió dando saltos del santuario. Estaba muy contenta, algo había cambiado.

Por supuesto, después de esto vinieron dudas, miedos… Es más, recuerdo una vez que Jazmina cambió la letra de la canción «El chico alto de Israel» adecuándola para que hablara de Mayra. Se la hizo llegar anónima, para ayudarla a centrarse en su vocación y ayudarla a responder. Era graciosísimo ver a Mayra intrigada preguntando chica por chica a ver si habíamos sido alguna, pero nadie le decía nada. Pasaron unos días y le llega otra carta. Esta vez era un poema que le hablaba muy fuerte de la responsabilidad que traía consigo no responder a la llamada del Señor. No recuerdo bien lo que decía, era algo como: «¿Por qué dices que no? Él te llama. Desde la Cruz te llama. ¡Vamos! Di sí». Esta vez no fue Jazmina, que fue la primera sorprendida. Mayra una vez, contando su vocación, nos dijo que le estaba muy agradecida a esta persona, porque ese poema fue crucial para ella responder.

El día que Mayra entró de aspirante a las Siervas, el 19 de octubre de 2014, al entrar a la capilla, entró dando un salto, porque decía que tenía que entrar con los dos pies, porque ya no había marcha atrás. Era un «sí sostenido», como solía repetir recordando las palabras de una de las hermanas. ¡Recuerdo tanto ese día! Mayra estaba tan contenta y ansiosa. Desde ese día nos decía que ella lo que más quería era ser Sierva, ir a España a hacer el noviciado, etc, etc. Nosotras bromeábamos diciéndole que aún tenía que entrar de candidata. Ella solo se reía. Entró al fin el 1 de enero de 2015, y cada día iba renovando su entrega. Amaba su vocación a Sierva del Hogar de la Madre.

 

Buscar

Redes sociales

Newsletter semanal

Elegir idioma

Últimos recuerdos publicados de las compañeras


Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.