Miércoles, 26 Julio 2017 13:43

«Así te tiene el demonio. ¿No te das cuenta?»

Erika con las chicas y candidatas

Erika Moreira  (Chone, Ecuador):  «A Mayra siempre la recuerdo con una gran confianza en el Señor, en todo momento. Cuando tenía problemas en su casa, siempre nos decía: "El Señor tiene que ayudarme, es su deber". Y se moría de la risa.»

ErikaErika Moreira (Chone, Ecuador) conoció a Mayra y a Jazmina siendo las tres muy pequeñas y no puede escribir sobre una sin hablar de la otra. Nos cuenta sus recuerdos sobre sus queridas amigas, en especial esas últimas conversaciones con Jazmina durante el último campamento, semanas antes de su muerte.

Voy a escribir de Mayra y de Jazmina a la vez, porque no podría escribir de una sin hablar de la otra. Nos conocimos desde muy pequeñas porque mi madre y la madre de Jazmina eran muy buenas amigas. Los domingos nos juntábamos para pasar el día. Como Mayra vivía justo enfrente de la casa de Jazz (Jazmina), salíamos a jugar y pasábamos las tardes entre juegos y risas. De las cosas que más recuerdo de la infancia de Jazz eran su alegría y que, cuando quería algo, lo conseguía.

De Mayra recuerdo que siempre le ha gustado ayudar. Desde muy pequeña ayudaba a su madre en casa y era muy trabajadora. No le gustaba estar sin hacer nada. Siempre estaba pensando en los demás.

Según fuimos creciendo nos dejamos de ver. Hasta que de pronto, un día, nos encontramos en una reunión del Hogar de la Madre. No me podía creer que estaban allí, porque nunca me había atrevido hablarles de que yo era parte de un grupo juvenil. Desde que nos encontramos, nuevamente muchas veces quedábamos para ir juntas a casa de las hermanas. Cuando yo me fui a vivir a la Residencia de estudiantes, recuerdo escribirnos cartas y seguir en contacto hasta que yo me fui de la resi y me alejé del Hogar de la Madre y de todo. Pero, cada vez que me las encontraba, eran para mí un recordarme a Dios.

La última vez que las vi fue en el campamento. Tenía mucho tiempo sin saber nada de ellas, pero el reencuentro en ese campamento fue muy especial. No solo el reencuentro con ellas, sino con todas las chicas. Hablé muchísimo con Jazmina. Recuerdo algo que me dijo: «Erika, ¿cuándo te vas a poner en camino y a dejar de vivir mal?» Me dijo esto muy seria. Esa noche tuvimos un juego. Era como una «casa del terror» pero con los siete pecados capitales. Ella, junto con otra chica, hacían de espectros. La tuve todo el juego detrás de mí, haciéndome caer y gritándome: «Así te tiene el demonio. ¿No te das cuenta?» Son palabras que se me han quedado grabadas y que me han ayudado.

A Mayra siempre la recuerdo con una gran confianza en el Señor, en todo momento. Cuando tenía problemas en su casa, siempre nos decía: «El Señor tiene que ayudarme, es su deber». Y se moría de la risa.

No puedo negar que, desde que se fueron, no han hecho más que ayudarme e interceder por mí.

Buscar

Redes sociales

Newsletter semanal

Elegir idioma

Últimos recuerdos publicados de las compañeras


Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes a través del formulario o enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.

Si quieres subir varias fotos, ponlas en un documento de word o júntalas en un archivo zip. Sólo se puede subir un archivo en este campo. También nos las puedes enviar por email: hermanaclare@hogardelamadre.org
Si tienes un vídeo de las hermanas o si quieres enviarnos tu testimonio grabado en vídeo, puedes subirlo aquí.

Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com