Menu
Martes, 07 Junio 2016 11:42

Iba flechada hacia la vida espiritual

Hermana Kelly Pezo, Estados Unidos:

hna kellypezo"Cuando estaba ella te asegurabas el buen ambiente y la alegría verdadera."

La hermana Kelly Pezo, S.H.M., vivió tres años en Ecuador y conoció a Catalina allí en el año 2014.

Campamento de chicas en Manabí - Ecuador 2016.

Catalina durante el campamento de 2016

Catalina fue la jefa del último campamento de Manabí, este año 2016. Las monitoras nos contaban que a veces iban donde ella para contarle sus penas y sus preocupaciones con respecto de las niñas de sus unidades, pero que no llegaban a contárselo. Y es que, cuando se lo iban a decir Catalina, ella saltaba con alguna tontería o algún sonido gracioso, se tronchaban de la risa y se les pasaban sus agobios.

Cuando todas las hermanas de Chone – menos la Hna. Leticia - estuvimos enfermas a causa de un virus que se llamaba “chikungunya”, vinieron un día Catalina y Julissa para echarnos una mano en la casa y, sobre todo, para ayudar a Hna. Leticia.  Fue necesario pedirlas ayuda porque, justo esa semana, teníamos convivencias todas las mañanas con los niños del Colegio “Santa Mariana de Jesús”. Nos íbamos a encargar de esa actividad la Hna. Leticia y yo, pero como yo estaba con el chikungunya no iba a poder ayudar.  La Hna. Estela le pidió ayuda a Catalina y a Julissa. Fue muy en el último momento, pero las dos reaccionaron con una disponibilidad absoluta.  Esa misma noche viajaron a Chone para ayudarnos, aunque no sabían exactamente en qué iba a consistir esa ayuda.  Pero llegaron y nos ayudaron muchísimo.  La Hna. Leticia decía que Catalina era impresionante: antes de llegar a formular una necesidad, ya Catalina estaba en ello. Nunca le tuvo que pedir ayuda, porque antes de darse cuenta ella misma de que lo necesitaba, Catalina ya lo estaba solucionando.  Vivía nuestra vida de comunidad y era una más. En las comidas nos contaban sus aventuras con los niños de las convivencias y, como era tan graciosa, nos tronchábamos de la risa con ella. Cuando estaba ella te asegurabas el buen ambiente y la alegría verdadera. 

Peregrinación a "El Cajas" - Ecuador - Noviembre 2013

Las hermanas durante la peregrinación al Cajas.

En una peregrinación que hicimos – no recuerdo si fue a Quito o al Cajas - coincidí al lado de Catalina en el autobús y nos pusimos a hablar.  Ella acababa de llegar al Hogar y nos estaba conociendo todavía, aunque se notaba que iba flechada por el camino de la vida espiritual. Preguntaba muchísimo, era muy inquieta y pensaba un montón.  Me preguntó por mi vocación y se la conté. Era como una esponja.  Si tenía cualquier duda, pedía una aclaración con muchísima sencillez y sinceridad. Y se asombraba de que hubiese tanta gente en el mundo que todavía no conocía a Dios de verdad (y se incluía).  Hablamos de muchas cosas: de historia, de la maldad en el mundo, de Dios, de la Virgen, de la santidad y de muchos otros temas.  Y a mí me impresionaba ella que, en medio de su alegría y su capacidad de hacer el “ganso”, no era nada superficial. Al contrario, era muy profunda, con un alma preciosa, transparente y generosa.

Banner Libro Catalina

Buscar

Redes sociales

Newsletter semanal

Elegir idioma

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo