Miércoles, 23 Mayo 2018 20:10

¿Eso le gustaría a nuestra Madre?

Letra de Jazmina

Laura Mero Arteaga (Ecuador):  Ella solo me miró, me brindó una sonrisa, pero esa mirada realmente me impactó porque fue con tanto cariño y expresaba un amor tan grande, como si me conociera desde hace años. Fue una mirada maternal.

Laura Mero Arteaga (Ecuador) nos cuenta lo mucho que la ayudó Jazmina y cuánto la sigue ayudando, evitando incluso que cometiera un pecado mortal.

Recuerdo a Jazmina con una sonrisa enorme. Realmente demostraba la alegría que embargaba su alma. Cuando conocí el Hogar de la Madre, lo que más me llamaba la atención era la alegría de este lugar. Y de la persona que más me acuerdo es de Jazmina. Me impresionaba que siempre estaba contenta y el peculiar modo en que me atrajo a la Virgen. Siempre me animaba a seguir yendo por las actividades del Hogar para conocer al Señor.

Me acuerdo que un día, yo ya me iba de casa de las hermanas y ella justo llegaba, tenía mucho tiempo que no la veía y le di un gran abrazo. Ella solo me miró, me brindó una sonrisa, pero esa mirada realmente me impactó porque fue con tanto cariño y expresaba un amor tan grande, como si me conociera desde hace años. Fue una mirada maternal.

esolegustariaantramadre320

En primer campamento, tuve la gracia de que ella fue mi monitora. Lo viví bien gracias a su entrega, ya que nos ayudaba a estar unidas y apoyarnos unas a otras. Yo solo la miraba: ver cómo se entregaba por completo, dándose totalmente, me animaba a entregarme yo también.

Siempre que estaba mal, ella estaba ahí, con palabras que me ayudaban a seguir. Aunque no viera de seguido a Jazmina, cuando estaba mal y quería dejarlo todo, ella estaba ahí. Era como si nuestra Madre la mandara a ella en el momento preciso, para que me ayudara. Casi ni hablábamos, bastaba con preguntarme: «¿Qué tal?» Y ya sabía lo que tenía que decirme.

La última vez que la vi fue diez días antes del terremoto, después de misa. Hablamos un momento, luego nos despedimos y me dijo: «Sé buena y fiel, espero verte pronto». Y me abrazó muy fuerte.

La siento muy presente y veo que está haciendo mucho bien, en especial en las chicas. Me acuerdo que una vez, cuando iba a caer en pecado mortal, la sentí allí conmigo, mirándome y diciéndome: «Debes ser buena. ¿Eso le gustaría a nuestra Madre?».

En la pañoleta de ese campamento del año 2016, nos escribió a cada chica una frase. En la mía puso: «No tengas miedo de luchar. Vale la pena, ganarás el cielo. Junto a María por siempre». Jazmina vivió esa frase. Ahora estará muy contenta de estar: «Junto a María por siempre».

 

Buscar

Redes sociales

Newsletter semanal

Elegir idioma

Últimos recuerdos publicados de las compañeras


Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.