Jueves, 09 Junio 2016 17:51

Con los indígenas

Hna. Kelly Pezo, Estados Unidos:

hnakelly jazmina"Cuando recordábamos a los niños del Puyo, ella siempre preguntaba que cuándo volvíamos. Se entregaba con muchísima generosidad y alegría."

La hermana Kelly Pezo, S.H.M., vivió tres años en Ecuador y conoció a Jazmina durante su estancia allí.

Jazmina_con_niñas_en_Shakkai

A Jazmina le ayudaron mucho los viajes misioneros que hacíamos al Puyo, a la selva ecuatoriana, para llevar el Evangelio a los indígenas “Shuares”. Jazmina era muy “aniñada”, como se dice en Ecuador, es decir: no le gustaba ensuciarse, le costaba fregar los platos porque le daba asco, y ni siquiera le gustaba compartir el vaso con otro. Fue al Puyo con la condición de no quejarse...  Y lo cumplió. No se quejó en ningún momento, todo lo contrario. Para ella el Puyo era una cosa muy grande. Yo no sé qué le pasó allí, pero le encantaba. Decías el nombre “Puyo” y se le iluminaba la cara.  Cuando recordábamos a los niños del Puyo, ella siempre preguntaba que cuándo volvíamos. Se entregaba con muchísima generosidad y alegría y, como Dios no se deja ganar en generosidad, siempre recibía mucho cuando iba.

Jazmina_de_camino_a_Shakkai

Durante el Adviento de 2014, en la capilla de nuestra casa de Chone, poníamos una frase y un propósito para cada día. Un día la frase decía algo así como “ofrecerse por los que necesitan de ti”.  Y ella decía que pensaba en la gente del Puyo. Eso le revolvía, porque en esa época estaba luchando con el tema de la vocación, y ella sabía que la gente del Puyo necesitaba de su entrega. 

Jazmina_con_niños

Una vez, en uno de esos viajes misioneros al Puyo, coincidí con ella en la comunidad de Shakkai. Al llegar a la comunidad nos ofrecieron la “chicha”, una bebida típica de los “Shuares” que realizan las mujeres del poblado (cada una hace la suya en su casa) masticando la yuca que luego dejan fermentar un día entero. Forma parte del protocolo de acogida de los forasteros ofrecer la chica, y si el forastero quiere la amistad de la comunidad, debe beberla. Una mujer de la aldea me dio un vaso entero de chicha. Lo probé, pero no iba poder con el vaso entero, entonces se lo di a la niña “Shuar” que tenía sobre mis rodillas. Me dio cargo de conciencia y tomé de nuevo el vaso para beber un poco más. Lo tenía en mi mano pero, al ver que no bebía, Jazmina me lo cogió y se lo bebió todo.  Yo la miré con ojos agradecidos, pero ella hizo como si nada hubiera pasado. Si podía hacer algo para aliviar a una hermana lo hacía.

Buscar

Redes sociales

Newsletter semanal

Elegir idioma

Últimos recuerdos publicados de las compañeras


Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.