Menu

Lisbeth Cedeño, Ecuador:

lisbeth cedenoSe veía en su mirada ese amor y esa entrega a Dios y a la Virgen.

Lisbeth Cedeño es de Ecuador y forma parte del Hogar de la Madre de la Juventud. Conoció a la Hna. Clare y a las 5 candidatas.

Tengo muchos recuerdos de María Augusta. Compartimos el jardín de infancia, la escuela, el colegio… Y además de ello, nuestra Madre nos hizo a las dos parte de su Hogar. No la vi mucho después de que entró de candidata, por ello no tengo recuerdos de ella como candidata. Después de su muerte me encontré a una niña a la que le dimos catequesis juntas. Fue tan bello escucharla decir: “Gracias a ustedes me gustó tanto la catequesis”. En ese momento se me vinieron una serie de sentimientos: alegría, tristeza… Y pensé: “Gracias Cieli, - así llamábamos a M Augusta - porque entre tantos recuerdos que tenía, me había olvidado de que dimos catequesis juntas”. Era como que desde el cielo me decía: “No te olvides que catequizamos juntas, para que los niños se acercaran a Dios. Y hoy hay frutos, porque ahora esta niña está catequizando”.

Una anécdota que tengo es de cuando íbamos a hacer el último viaje escolar, antes de terminar el colegio. María Augusta me preguntó si yo iba a ir. Le dije que no lo sabía y le hice la misma pregunta ella. Me respondió lo mismo. No sabíamos si ir porque esos viajes no siempre son buenos. Aparte de eso, no sabíamos si íbamos a poder recibir la Eucaristía el día domingo, porque ese día regresábamos y estaríamos todo el día de viaje. Total, al final decidimos ir y buscar juntas el sábado en la noche una Iglesia. Cuando llegó el día, yo ya me había olvidado de la Misa y no tenía muchas ganas de ir. Pero ella me fue a buscar y fuimos a la Iglesia sin importarnos lo que dijeran nuestros compañeros. Había un grupito que eran un poquito molestosos. A ella la molestaban más que a mi. Al final terminamos llevando a Misa a unos cuantos compañeros más.

Algo que no olvidaré de María Augusta es esa sonrisa que siempre tenía. No recuerdo haberla visto enojada. Siempre estaba sonriendo. Incluso cuando algo no le gustaba, sonreía como diciendo: “Eso no me gusta”.

Una vez, en casa de las hermanas, le dije: “Tú te vas hacer monja”. Ella solo me sonrió. Y es que se veía en su mirada ese amor y esa entrega a Dios y a la Virgen.

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.