Menu

Erika Moreira, Ecuador:

Muchas veces me decía: “¿Te imaginas cuando veamos al Señor cara a cara?”

Erika Moreira es de Ecuador y vivió con María Augusta en la Residencia de estudiante del Hogar de la Madre.

María Augusta durante una peregrinación con chicas del HMJ

Tengo los más gratos recuerdos de cuando viví en la Residencia de estudiante del Hogar de la Madre en Portoviejo, junto con María Augusta. Recuerdo aún la primera vez que llegamos a la Resi. Nos costaba mucho a las dos dejar nuestras familias para ir a vivir, con otras chicas, a una casa en la que - prácticamente - no nos conocíamos entre nosotras. Apenas nos habíamos visto en actividades del Hogar con algunas chicas, pero nada más. Así que de esta forma llegamos a la Resi: con el miedo de no saber lo que nos íbamos a encontrar. 

Pero recuerdo que nada más llegar, el primer día, nos sentimos como en casa. Recuerdo a Cieli, como le decíamos a M Augusta, decirme esa misma noche, antes de dormirnos: “Pensé que me iba aburrir con ustedes, pero parece que las conociera de toda la vida”.

Desde el primer momento nos unimos mucho porque, cada fin de semana, volvíamos juntas desde Chone a Portoviejo, y hablábamos durante todo el camino de las cosas que nos pasaban en la Universidad y en la Resi. 

Fueron años de mucha entrega y de muchas luchas para ella, porque era un poco tímida y le costaban muchas cosas. Lo que más recuerdo de ella era su entrega en las cosas más pequeñas: siempre estaba dispuesta hacer lo que fuera para que las chicas de la Resi estuviéramos bien. Todo lo hacía con alegría. No medía su entrega a los demás.

También recuerdo un día, después de la oración, que solo me decía: “Esto es mucho para mí. El Señor me está dando tanto que tengo miedo, pero a la vez estoy feliz”. Yo, en ese momento, no entendí muy bien a qué se refería. Lo comprendí en este último campamento, cuando me dijo: “Erika, ¿te acuerdas de aquella noche después de la oración, cuando te dije que el Señor me estaba dando mucho?” Yo le dije: “Sí, pero no sé a qué te referías”. Ella, con el rostro lleno de alegría, me dijo: “Fue el día en que el Señor me llamó a ser Sierva”. Ese día pude entender el por qué de sus palabras de años atrás. 

Yo sé que el Señor ha premiado todos sus esfuerzos y que ahora está feliz con Él. Cuando estábamos en la Resi, muchas veces me decía: “¿Te imaginas cuando veamos al Señor cara a cara? ¡!!!AAAAhhhhhhh!!!” Siempre gritaba de emoción cuando lo decía. 

Doy gracias a Dios por todo lo vivido junto a Cieli y junto a las demás chicas. Seguramente nos ayudaran en nuestro caminar, hasta que podamos volver a vernos .

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.