Menu
Viernes, 20 Enero 2017 21:00

El Señor va a por ella

m augusta paisaje800 390

Hna. Nathaly Vera (Ecuador):  Ella, desde que se dejó moldear por el Señor y por nuestra Madre, hizo vida lo que dice el libro del Eclesiástico.

h nathaly165 165

La Hna. Nathaly Vera es de Chone (Manabí, Ecuador). Conoció a María Augusta cuando esta tenía 12 años y fue testigo de su transformación,  desde la niña tímida que era en ese momento, hasta la joven fuerte y valiente, siempre dulce, que llegó a ser.

Conocí a María Augusta cuando ella tenía doce años. Mi recuerdo de ella es que era tímida. Nos miraba a las chicas del Hogar y se reía un poco, pero nunca nos hablaba. Me parecía una chica muy profunda, pero silenciosa. Yo siempre pensaba: “Algún día esta nos dará la sorpresa, porque se le nota a legua que el Señor va a por ella”.

Recuerdo el primer campamento que tuvimos en Ecuador. Ella asistió y salió transformada. No sé que paso en ese campamento en su alma, pero era una persona nueva. Su rostro y su forma de ser cambiaron. Empezó a tener con nosotras una relación de confianza, y se unió mucho a nosotras. Daba gusto estar con ella.

La veía siempre sonriente, y esto era una de las cosas que me llamaba la atención. Le decíamos, de cariño, “Cieli”. Y a esto yo le añadía: “Mi negra”. Y ella siempre me respondía con su sonrisa. Recuerdo una vez meterme con ella con el tema de la vocación, y me miraba con cara de: “Si supieras…”

m augusta300 240

Era una chica muy valiente, y con una fuerza que nos dejaba a veces con la boca abierta, porque -como era tan tímida- no creíamos que fuera así. Pongo un ejemplo. En el 2009, en Ecuador, se hizo el recorrido de la Cruz de la JMJ 2011 Madrid. Teníamos que ir a El Carmen, un pueblo de la provincia de Manabí, a recoger la Cruz de los jóvenes. Habíamos quedado en ir con todas las chicas para recibirla, pero no sabíamos si María Augusta y su hermana vendrían. Su hermana nos dijo que a lo mejor no podían por motivos personales, pero María Augusta dijo que ella si vendría.

Al día siguiente, María Augusta llegó a casa de las hermanas. Nosotras estábamos ya preparadas para marcharnos a recoger la Cruz. Sorprendidas le preguntamos: “¿Has venido?” Se nos río con esa sonrisa que tenía, y dijo con mucha alegría en su rostro: “Sí, he venido”. Esto lo dijo con una alegría y una fuerza como si hubiera superado algo muy difícil. Seguimos preguntado: “¿Y tu hermana?” Nos respondió: “No sé, yo me vine sola”.

Al día siguiente, su hermana nos contó lo que había pasado, y nos dijo que ver lo que había hecho su hermana pequeña la había dejado admirada, por la fuerza y la valentía que tuvo.

Tenía una fuerza que movía. Era admirable: siempre trabajando, jugando, riendo… Y todo por Aquella (la Virgen María) que le transformó el alma. Ella, desde que se dejó moldear por el Señor y por nuestra Madre, hizo vida lo que dice el libro del Eclesiástico:
“Endereza tu corazón, mantente firme, y no te angusties en tiempo de adversidad.
Pégate a Él y no te separes, para que seas exaltado en tu final” (Eclesiástico 2, 2).

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.