Sábado, 17 Septiembre 2016 11:00

¿Ya le preguntaste al Señor qué quiere de ti?


valeriaSabía cómo aconsejarme y, como éramos de la misma edad, confiaba plenamente en ella y sentía que podía entenderme.

Una amiga de Valeria, de su misma edad, quince años, y natural de Chone (Ecuador), nos cuenta sus recuerdos sobre ella. Impresiona lo claro que tenía Valeria que lo único importante en esta vida es conocer y abrazar la voluntad de Dios. E impresiona también cómo la querían las chicas de su edad, y cómo la admiraban, aún cuando tantas veces, con sus comentarios y reflexiones, las hacía pensar y plantearse preguntas muy serias.

durante unos campamentos

Valeria con compañeras durante unos campamentos

Hola a todos,

A Mayra, María Agusta, Valeria, Catalina y a la Hna. Clare las conocí hace un poco más de un año, en mi primer campamento. Yo tenía entonces catorce años. Recuerdo que todas eran muy atentas, siempre preguntando cosas como: “¿Qué tal? ¿Cómo conociste a las hermanas? ¿Desde cuándo vas a los círculos? ¿Qué te parecen las chicas? ¿Te diviertes? ¿Ya tienes el compromiso? ¿Que compromiso tienes?”

Siempre trataban de que te sintieras bien...

Recuerdo que me lo estaba pasando muy mal en el campamento. ¡Vamos! Era mi primer campamento y era submonitora. Estaba en una unidad difícil y quería irme corriendo a mi casa...

Valeria también era submonitora y en las formaciones siempre coincidíamos al lado. Siempre me preguntaba: “¿Qué tal?” Y yo le comentaba cómo iban las cosas en mi unidad. Me inspiraba confianza. Sentía que podía contarle todo. Ella me decía que confiara en el Señor, que si Él me puso ahí es porque Él confiaba en mi, que no lo defraudara y que le pidiera fortaleza a la Virgen para seguir... ¡Sabía cómo dar ánimos!

También recuerdo que siempre que nos veíamos, cuando nosotras íbamos a Playa Prieta o cuando ellas venían a Chone, antes de decirme “hola” me preguntaba: “¿Ya le preguntaste al Señor qué quiere de ti?” Y después de escuchar mi respuesta, ella me decía cosas como: “Sigo rezando para que puedas preguntárselo y abras tu corazón”.

Sabía cómo aconsejarme y, como éramos de la misma edad, confiaba plenamente en ella y sentía que podía entenderme.

La última vez que la vi fue en el Encuentro de Semana Santa. Había una chica que lo estaba pasando mal. Valeria lo notó y una noche en la habitación comentó: “Es que si tan solo le diéramos al Señor lo que nos pide día a día, sin quejas… ¡Qué felices seríamos”. Aunque no me lo dijo directamente a mí, me hizo pensar...

Puedo decir que, en el poco tiempo que la conocí, la llegue a querer y a admirar mucho. Es un gran ejemplo para todas.

Buscar

Redes sociales

Newsletter semanal

Elegir idioma

Últimos recuerdos publicados de las compañeras


Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.