Menu

Michelle

Michelle Sampilo:  Solo tardé dos días en leerme las 426 páginas (25 capítulos). ¿Fue eso rápido? Si no hubiera tenido que trabajar, probablemente hubiera terminado el libro en un solo día.

Esta joven de Filipinas nos cuenta su reacción después de haber leído el libro de la Hermana Clare: ahora tiene una nueva meta en la vida, ser santa e ir al Cielo directamente. Sabe que no está preparada todavía, pero le pide al Señor la fuerza.  

Acabo de terminar de leerme el libro sobre la Hermana Clare Crockett, Sola con el Solo, por la Hermana Kristen Gardner, SHM. Solo tardé dos días en leerme las 426 páginas (25 capítulos). ¿Fue eso rápido? Si no hubiera tenido que trabajar, probablemente hubiera terminado el libro en un solo día.

La pequeña Clare es divertidísima. Es muy graciosa y la típica niña «natural» con un don especial para llevarse bien con todo el mundo. Recuerdo que cuando yo era pequeña me comportaba como si fuera «la jefa» cuando jugaba…

Los primeros años de la adolescencia de la Hermana Clare están llenos de vida. A lo que me refiero es que no se aburría en absoluto. Me asombra que a una edad tan temprana Clare ya supiera lo que quería hacer en la vida. Es muy persistente y determinada. Con 14 o 15 años yo todavía no sabía cual era mi sueño, pero tenía claro que la creatividad era lo mío,  ya se me daban bien el arte y los ordenadores.

Pienso en Clare como en alguien que es muy lista en lo que realmente le interesaba aprender y hacer, y desanimada para las cosas que no llamaban su atención. Así es ella, segura de lo que quiere, y sin preocuparse por las cosas que no le ayudaban.

El plan de Dios para la Hermana Clare era experimentar lo que experimentó con 17 años sin tener a Dios presente en su vida. Pero todos sabemos que desde su nacimiento, Dios ya tenía un plan para ella, y estaba en su corazón. 

MichelleSi la Hermana Clare no hubiera vivido esa vida antes de entrar en el Hogar de la Madre, diría que, no me hubiera sentido atraída hacia ella e inspirada por su amor a Dios. Yo soy una pecadora y hago cosas que no complacen a nuestro Dios. Siempre he pensado que no merecía tener a Dios, porque mi amor hacia Él no es auténtico. Hay veces que ni siquiera puedo hacer una pequeña oración porque me avergüenzo de mí misma. No merezco a Dios, lo sé. Pero al conocer a la Hermana Clare, todo ha cambiado y me ha llevado a Dios. Lo que Dios ha hecho con la Hermana Clare es un milagro, es asombroso. Nos hace a todos caer en la cuenta de que el amor de Dios es para todos. No hay excepción. Solo tenemos que abrir nuestro corazón a Él.

Al principio, solo ver la película y los testimonios de la Hermana Clare, me hicieron desear el CIELO. Quiero ir al Cielo, y no tengo miedo de morir, porque el Cielo me espera. Pero el libro me ha hecho desear el Cielo de otra manera. Me di cuenta de que algo no iba bien.

No me merezco el Cielo (todavía). Deseo el Reino de los Cielos, pero no estoy lista todavía. Pero, ¿cómo? ¿Cómo estaré preparada si no he hecho ni una sola cosa de las que los santos han hecho por Dios? En el libro podía sentir el dolor de la Hermana Clare cada vez que pensaba que no era digna del amor de Dios, que en sus adentros no estaba complaciendo a Dios. Si la Hermana Clare está haciendo todo por Dios, ¿cómo puede pensar que sigue sin merecerlo? ¡Dios! No te merezco todavía. Lo sé y estoy segura de esto. Necesito hacer más obras de misericordia corporales para merecer el Cielo y a Ti, mi Dios. He estado muchos años sin confesarme. Me avergüenza desear el Cielo cuando no estoy obedeciendo a tus mandamientos. Perdóname, Señor. 

Una cosa que me ha hecho pensar es que no tenemos que desear lo que nos parece más cómodo, lo que nos lleve a construir el mundo según nuestros deseos. ¿A qué me refiero? Me refiero a que cuando tengamos que tomar una decisión, debemos siempre elegir la que nos va a llevar más cerca de Dios y lo que nos va a hacer tener sed de Su amor. Si esa decisión nos lleva al sufrimiento, elijámosla. Dios está con nosotros. Necesitamos vivir con Él, compartir nuestra felicidad y nuestra angustia. Él no nos va a dejar en la estacada, va a llenar nuestros pobres corazones. Deja que Dios llene tu corazón y te quite todo aquello que te causa tanto dolor. (Ahora mismo estoy discerniendo; si por trabajo debo dejar el país, que Dios me ayude a tomar la decisión correcta).

Me volveré a leer el libro. Sé que me quedan cosas por aprender, de las que todavía no me he dado cuenta, como también tengo cosas que aprender de la película. He visto la película unas 6 ó 7 veces (la séptima vez no la terminé porque estaba muy emocionada por leerme el libro). La película me ha enseñado cosas nuevas, una detrás de otra.

Te recomiendo que veas primero la película, leas los testimonios de la Hermana Clare y compañeras y te aseguro que la vas a conocer mucho más; a su familia, a las hermanas del Hogar de la Madre y al Padre Rafael. Estoy segura de que el libro te revelará más de la vida de la Hermana Clare y también te va a ayudar en tu vida.

Silencio, eso es lo que necesito con Dios. Háblame Dios. Quiero estar contigo por siempre. Deseo el Cielo, ayúdame a ir allí directamente. Te escucharé. Te obedeceré.

Michelle Sampilo
12 de noviembre de 2020

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.