Menu
Santiago y Júlia

Santiago Matallana:  Algo me dijo en ese momento que era a ella, la Hna. Clare, a quien debía acudir para terminar de llenar ese misterioso cáliz de oración que venía siendo llenado para lograr dar el paso del compromiso con mi novia.

Compartimos este testimonio que nos llega desde Colombia. Santiago Matallana perteneciente a la orden tercera de los Heraldos del Evangelio, nos cuenta la asistencia espiritual recibida, por intercesión de la hna. Clare, para dar un paso decisivo en su vocación al matrimonio.

Estimadas hermanas del Hogar de la Madre. 

Muy buenos días. Así como se lo prometí a la Hna. Clare el 5 de septiembre del presente año, les escribo este corto testimonio para dar fe de la asistencia espiritual concedida por su intercesión luego de habérsela pedido en oración. 

Mi nombre es Santiago Matallana, tengo 26 años, soy arquitecto de profesión, colombiano de nacimiento y católico de corazón. Tengo la inmensa alegría de participar activamente de nuestra triunfante religión como miembro de la orden tercera de los Heraldos del Evangelio, o Caballeros de la Virgen, como se nos conoce popularmente en Colombia. 

Conocí este año a la Hna. Clare a través de una persona profundamente querida, respetada y admirada dentro de los Heraldos, quien hizo excelentes comentarios a su respecto luego de haber visto algunos vídeos y fotografías de ella. Fueron distribuidas aquí en Colombia estampitas con la foto de la Hna. Clare por un lado, y una corta oración para devoción privada junto con el email disponible para recibir comunicaciones de gracias recibidas por el otro. Confieso que, a pesar de la excelente referencia que me llevó a tener ese primer contacto con ella, tuve una cierta frialdad con relación a la Hna. Clare al inicio. Guardé la estampita con respeto, pero sin mucha devoción. 

La circunstancia que me llevó a pedir ayuda del Cielo fue la siguiente. En agosto de este año viajé a São Paulo, Brasil, con la intención de celebrar el aniversario natalicio de nuestro padre y fundador, Mons. João, así como visitar a mi novia Júlia, originaria del estado de Minas Gerais, quien también participa activamente de los Heraldos como terciaria. Algún tiempo antes del viaje, las circunstancias fueron mostrando que la visita a Brasil era el momento indicado para proponerle matrimonio, así que tomé las debidas providencias para formalizar el compromiso llevando un anillo y un recipiente digno para presentárselo a ella. Ocurrió que durante la estancia en Brasil, me vi asaltado por «ataques» de frialdad y desinterés con respecto a mi novia. Contemplé en varias ocasiones no formalizar el compromiso, excusándome falazmente por pequeños malentendidos sin importancia. Percibía que era el demonio que colocaba en el camino trampas para evitar a toda costa que diéramos este paso rumbo al matrimonio. 

Estuve 40 días en Brasil, y duré alrededor de un mes como un péndulo, oscilando en mi decisión y sufriendo mucho por ello. Busqué el auxilio infalible de la oración dirigiéndome a mi ángel de la guarda, y a otros santos patronos a los cuales tenemos devoción en los Heraldos del Evangelio, pero la perplejidad continuaba y parecía no resolverse. Un día, decidimos con Júlia asistir al documental de la Hna. Clare. Ella ya lo había visto y comentó conmigo que le había conmovido hasta las lágrimas. Aquella noche, luego de haber visto el documental, percibí con grata sorpresa cómo aquella tensión, esas dudas y enredos mentales habían sido disueltos con una simplicidad única, y mi expresión facial, debido a mi indecisión, dura, fría y confusa, pasaba a estar distendida, fresca y sonriente. Algo me dijo en ese momento que era a ella, la Hna. Clare, a quien debía acudir para terminar de llenar ese misterioso cáliz de oración que venía siendo llenado para lograr dar el paso del compromiso con mi novia. 

Un par de días después de asistir al documental, llegado el lunes 5 de septiembre de 2022, formulé el siguiente pedido: «Hna. Clare, voy a confiar en su intercesión. Si hoy mismo me da ese "empujón" para pedirle matrimonio a Júlia, prometo escribir un testimonio a su respecto para que conste, como dice en la oración de la estampita, “que la vida de nuestra hermana Clare Theresa Crockett te ha sido agradable en la tierra y gozar contigo en el Cielo, Amén”». 

Fuimos en la noche a Misa a la casa de los Heraldos en Belo Horizonte. Durante la acción de gracias en la comunión, mientras renovaba mi consagración a la Santísima Virgen con la fórmula compuesta por San Luis María Grignon de Montfort, que rezo habitualmente en mi devocionario particular, llegué a la página donde guardo la estampita de la Hna. Clare. Recé la oración compuesta para pedirle favores y como que conversé con ella diciéndole: «Hna. pero tiene que ser ¡hoy! Si no es hoy, entonces no escribo su testimonio... Yo no sé, pero tiene que ser ¡hoy!, usted verá... está en sus manos». Terminó la Misa, asistimos a una reunión de formación que me tocó mucho, y terminada esta última, sentí aquel «empujón» que había pedido... Con mucha dificultad y lleno de nervios, pero al mismo tiempo, lo suficientemente firme y seguro como para formular la petición, le pedí a Júlia que subiéramos a la capilla de la casa, y con una fórmula que brotó del corazón, le pedí matrimonio. Dijo que sí. No volví a tener dudas al respecto. La prueba había sido pasada. 

Por así decir, la gota que colmó la medida de ese cáliz misterioso de oraciones fue de la Hna. Clare. 

Resulta difícil condensar en un correo la multitud de factores que intervienen en una situación como esta, pero espero que por lo menos sea útil para dar una idea del contexto y del apoyo celestial invaluable que dio la Hna. Clare, a quien ahora tengo gran devoción. 

Siervas del Hogar de la Madre, les deseo toda especie de gracias con vistas a la fructificación de su apostolado, el crecimiento exponencial de sus vocaciones y la más completa santificación de su obra. Me despido encomendándome a sus oraciones y prometiéndoles las mías. Saludos al Padre Rafael. 

In Domina Nostra,
Santiago Andrés Matallana Ovalle 
Terciario de los Heraldos del Evangelio

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.