Lunes, 02 Abril 2018 16:04

Me ayudó a rezar de nuevo

Hna. Clare

María Isabel Orantes Manrique (Guatemala): Al final le recé a la Hna. Clare, y la dije que la quería muchísimo y que si podía ser ella mi protectora.

María Isabel Orantes Manrique nos escribe, desde Guatemala, este entusiasmado testimonio en el que nos cuenta el importante papel que ha tenido la Hna. Clare en su proceso de conversión. Describe, en concreto, cómo la Hna. Clare la ayudó para volver a rezar: pasó de hablar con la hermana, a poder a hablar de nuevo con Dios.

En el año 2016, la primera vez que ustedes publicaron en sus redes sociales que la Hna. Clare había fallecido, sentí que la conocía desde siempre y que la quería mucho. Al sentir esto me asusté, pues yo estaba peleando con Dios, así que decidí ignorar eso que sentí y no darle más vueltas.

Sin embargo, a finales del año pasado, en diciembre de 2017, no pude seguir peleando más con Dios y quise regresar. Aunque tengo amigas religiosas que me están ayudando a acercarme más a Dios, a amarle y a dejarme amar por Él, al principio no podía rezar. Después de haber estado tanto tiempo lejos del rebaño y cayendo en pecado, sentía que tenía como un nudo en la garganta y, sin importar que tanto me esforzara, no podía hablar con Dios.

Una de estas religiosas que me están guiando me dijo que viera un testimonio del programa de ustedes, «Cambio de Agujas». Al verlo, no pude evitar acordarme de la Hna. Clare y empecé a leer todo lo que habían publicado de ella... Pasé como tres días enteros leyendo lo que ustedes y otros muchos más sitios publicaban. Al final le recé a la Hna. Clare, y la dije que la quería muchísimo y que si podía ser ella mi protectora. Fue rezándole a ella que, de repente, sentí como si me sacaran un corcho de la garganta y, de algún modo, pasé de hablarle a la hermana a hablarle a Dios. ¡¡Fue ella quien me ayudó a rezar de nuevo!!

Otro día estaba rezando y preguntándome cómo había hecho la Hna. Clare para ser tan feliz. ¿Cuál era el secreto? Y entonces lo comprendí, o más bien, ella me lo dijo: fue el amor. He sentido que ha estado en varias ocasiones conmigo, e incluso la he pedido hace poco que me enseñara a amar y… ¡Cómo no! ¡Me ha respondido inmediatamente!

Estoy convencida de que ella cuida de mí, que me quiere y que, desde que falleció, fue ella quien me buscó a mí y la que me dio el espacio y el tiempo que necesitaba para comprender que «de nada me sirve ganar el mundo si me pierdo a mí misma». Ella me ayudó para que no me alejara permanentemente de la Iglesia. Y desde que ella aceptó ser mi protectora, ¡¡le he hablado a mis amigos y familiares de ella!! Tenemos muchas cosas en común y, en serio, ¡¡me muero por ver la película!!!

Buscar

Redes sociales

Newsletter semanal

Elegir idioma

Últimos recuerdos publicados de las compañeras


Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.