Menu
Lunes, 10 Junio 2019 21:00

Me siento un milagro grande de la Hna. Clare.

Hna. Eva Luz

Hna. Eva Luz González Yo sé que la Hna. Clare ya ha comenzado su misión aquí en la tierra, especialmente recordando a cada alma consagrada que solo basta Dios, y que hay que entregarnos a Él con toda la fuerza de nuestro corazón.

Otra vocación religiosa salvada por la Hna. Clare. La Hna. Eva Luz González ya había tomado la decisión de abandonar su comunidad. La Hna. Clare la ayudó a reencontrar «el primer amor» y la llamada primera. Hoy, la Hna. Eva Luz dice: «Me siento un milagro grande de la Hna. Clare».

Buenas tardes, queridas hermanas.... Mi nombre es Hna. Eva Luz González, Carmelita de San José. Soy mexicana. Desde hace tiempo quería ponerme en contacto con ustedes, pero como dice la palabra de Dios: Él sabe cómo, cuándo y dónde. Así que, como sus tiempos son perfectos, creo que llegó el momento de escribirles....

Soy juniora del Instituto de Hermanas Carmelitas de San José. Quizás se sorprendan de mi mensaje, pero gozosamente puedo decir que me siento un milagro grande de la Hna. Clare. Les explicaré a grosso modo algo de mí...

El año pasado me destinaron a México. Quizás, mejor dicho, yo pedí venirme. Después de ocho años allá sentía que mi vocación comenzaba a apagarse. El problema no era el sitio, era yo misma que ahora soy consciente que quizás no había descubierto el mundo que llevaba dentro. Me vine a México con la idea de salirme de la congregación, puesto que no me sentía apta para esta vida. Quizás el desencanto y el no saber vivir las situaciones hacía que buscara la salida más fácil: abandonar el proyecto de Dios.

Hna. Eva Luz

En el mes de octubre del año pasado, ya estaba en las últimas en mi vida religiosa, y una amiga me envió el documental de Hna. Clare, con una nota: «Mira Luz, vi esto y me acordé de ti». Para mí fue una sorpresa muy agradable. Llegaba en el momento justo en el que lo necesitaba. Después de ver el documental, nada volvió a ser lo mismo. La adopte como mi protectora y sé que ella me ha ayudado a reencontrar mi camino.

Me fui en enero a hacer ejercicios espirituales ignacianos de un mes. Había una meditación que se llama «La llamada del Rey eternal», y fue tan bonito... La dinámica era que nos imagináramos a alguien que era importante para nosotros. Yo tomé por referente a la Hna. Clare. Había un momento en el que imaginaba que ella me invitaba a llenar este mundo de alegría y esperanza. Y fue hermoso decirle: «Sí, quiero. Sí, te ayudo». Y luego, en un segundo momento, desapareció la Hna. Clare y el que me invitaba era Jesús... Imposible decirle que no. Fue como el reencuentro con mi llamada primera. Y al terminar ejercicios, mi vocación se consolidó más y más, al punto de pedir los votos solemnes. La congregación me los autorizó para el 16 de julio de 2019 y estoy muy feliz, muy contenta por todo esto.

Yo sé que la Hna. Clare ya ha comenzado su misión aquí en la tierra, especialmente recordando a cada alma consagrada que solo basta Dios, y que hay que entregarnos a Él con toda la fuerza de nuestro corazón.

Doy gracias a Dios por su FIDELIDAD y a la Hna. Clare por acompañarme en mi camino. Dios las siga bendiciendo y acompañando con abundantes y santas vocaciones. Muchas gracias por todo. Les pido sus oraciones por la consagración, en mis votos solemnes, de mi vida a Dios.

Buscar

Redes sociales

Newsletter semanal

Elegir idioma

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo