Menu

Votos perpetuos

Necesito arrodillarme delante del Padre muchas veces. La verdad es que solo encuentro paz cuando me apoyo en Él, cuando voy delante de Él con todas mis miserias y dejo que Dios sea Dios, quien me ama y me perdona incondicionalmente.

Semana Santa 2014

El día de Viernes Santo es muy especial ya que allí fue, en Priego City, que el Señor me tiró del caballo por primera vez (digo por primera vez porque en mi idiotez soberana, he vuelto a subir en el caballo y eso de “tirarme del caballo” el Señor lo ha tenido que repetir muchas veces).

Después de la semana santa del año 2014, la Hna. Clare escribió este correo al P. Rafael Alonso, fundador del Hogar de la Madre, para contarle alguna gracia que había recibido. Ella estaba en la comunidad de Siervas de Guayaquil (Ecuador) en ese momento y acababan de organizar y llevar acabo el encuentro de Semana Santa del Hogar de la Madre para familias y jóvenes.

Acabamos de terminar el Encuentro de Semana Santa y ha sido una gracia para todos. 

Para mí, como ya saben, el día de Viernes Santo es muy especial ya que allí fue, en Priego City, que el Señor me tiró del caballo por primera vez (digo por primera vez porque en mi idiotez soberana, he vuelto a subir en el caballo y eso de “tirarme del caballo” el Señor lo ha tenido que repetir muchas veces). (…) 

La oración y la meditación me estaban costando. Una cosa que me ayuda era algo que decía Cantalamesa: «Cuando nos encontramos en una situación de distracciones crónicas, que ya no depende de nosotros el poder controlar, que nuestro pensamiento vaya donde quiera, pero que nuestro cuerpo permanezca en oración. Y si no puedes hacer otra cosa, pon de rodillas a tu pobre hermano cuerpo y alzando los ojos al cielo di a Dios: “Señor, mi cuerpo te reza”». Entonces intento estar de rodillas todo el tiempo posible para que el Señor y la Virgen vean que no quiero abandonarles. También he leído este pensamiento que me encantó: «Cuando el corazón está muerto y ya no tenemos la más mínima oración ni súplica alguna, ojalá el Señor cuando venga pueda encontrarnos postrados rostro en tierra por siempre». (San Isaac el Sirio)

A ver….Viernes Santo…Hicimos la oración delante del monumento por la mañana. Para mí era muy importante acompañar al Señor. Me imaginé que todavía estaba en la cárcel, entonces allí fui a verle y ponerme en su presencia. Le presenté mi alma fría y mi corazón duro y le dije que a veces pienso que mis faltas, mis pecados son más grandes y más fuertes que yo, a veces quiero bajar los brazos y caer en la tentación de que ya no puedo luchar más. El Señor me escucha atentamente y al final me dijo: «¿Tus pecados y todo lo malo que tienes son más grande que Yo? Tienes toda mi sangre, he dado todo por ti». Experimenté después que tenía que hacer las renuncias a Satanás (lo que hacemos en la vigilia pascual). Yo pensaba: «No sé las renuncias a Satanás de memoria», pero providencialmente tenía en el cuaderno una hoja que usábamos unos días anteriores para la radio que tenía todas las renuncias. Veía que era totalmente de Dios. Con toda mi alma pedía al Señor que cubriera toda mi mente, mi voluntad y mi corazón con su sangre para que Él sea siempre mi centro y mi fin.

Clare

En la fiesta de la Inmaculada, he tenido encuentro muy fuerte con la Virgen. Intenté meditar en el dolor de la Virgen durante la crucifixión.

H Clare delante del belén

¡Qué bueno es poder dar y hacer el bien! ¡Bendito sea Dios, es Él quien hace todo!

Clare

En la Revista HM nº 109, correspondiente a los meses de noviembre-diciembre 2002, hemos encontrado esta poesía que una jovencísima la Hna. Clare, todavía candidata de las Siervas del Hogar de la Madre, dedicó a la Virgen María.

La Hna. Clare y la Madre Ana en Tierra Santa

Pienso mucho en nuestros hermanos perseguidos, rezo por ellos y, realmente, experimento que (...) me ayudan a entregarme durante el día.

Los votos perpetuos

¡Qué grande es la Virgen María! Yo ni sé cómo explicar el bien que me hace estar con Ella y simplemente mirarla.

H Clare

Lo que hace feliz al Señor es cuando yo me dejo salvar por Él, y mi felicidad está en que Dios me quiere salvar y que Él hace todo y mueve todo y permite todo para salvarme.

H Clare

Claro que hay obediencias que me cuestan, pero entiendo que siempre son para mi bien.

H Clare

 De regreso del primer Rosario de la Aurora, hicimos la oración. Leí una frase que me ayuda todos los días cuando me levanto, decía así: «Ad majora natus sum». En traducción literal: «Nací para cosas mayores».

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.