Menu

Clare rezando

No tenemos que poner todas nuestras esperanzas y aspiraciones en el mundo y en valores pasajeros de atracciones terrenas -cosas que podrían estar aquí hoy y mañana no.

En este artículo, publicado en la Revista HM, en el número 104 del año 2002, Clare compartía con los lectores su nuevo descubrimiento: somos felices cuando hacemos la voluntad de Dios, que busca siempre nuestro bien. Durante tantos años había buscado la felicidad donde no se podía encontrar: en la fama, en el dinero, en el satisfacer sus deseos… Y solo había encontrado vacío. Ahora, al comprender que lo que anhelaba se encontraba en Dios – donde no se le había ocurrido buscar antes - ¡quería que todos los jóvenes descubriesen esta gran verdad como ella la había descubierto! Quería que todos respondiesen a la llamada del Mendigo Divino que busca nuestro amor.

¿Por qué no soy feliz?

«Mucha gente del mundo hoy se pregunta: “¿Por qué no soy feliz?”. Creo que la respuesta está en que se vive la vida como se quiere y no de la manera que Dios quiere. 

Todos nosotros tenemos vocaciones, por ejemplo, algunos a la vida religiosa, otros al matrimonio… es el Señor quien nos da a cada uno de nosotros nuestra vocación, es Él quien nos escoge, no nosotros quienes le escogemos a Él. La gente que es infeliz, está así porque en sus vidas escogen lo que quieren, no piensan preguntarle al Señor qué es lo que Él desea de ellos; siguen su propio sendero, el camino que hace sufrir terriblemente al alma, el camino que va en la dirección opuesta a la de Nuestro Señor.

No obstante, el Señor sigue buscando nuestro amor, aun cuando encuentra las puertas del corazón cerradas. Él está como un pobre mendigo llamando. Sus lágrimas de dolor, desolación y angustia son por nosotros; Él mostró que la esencia del amor es la donación dando su Cuerpo, su Sangre, su Vida por nosotros, por esta humanidad tan cruel que le vuelve la espalda sin ningún sentimiento de culpa o remordimiento por lo que hacemos al Redentor del mundo. 

El Corazón del Mendigo Divino, herido por nuestro egoísmo, todavía nos tiende la mano y nos pregunta: “¿Rechazarás mi amor?…Yo te amo eternamente, hijo mío, ¿vas a rechazar mi amor?”. Él quiere que tengamos vida eterna, quiere que nosotros reconozcamos que Él es la Fuente de Misericordia, el que perdona todos los pecados. Hasta en la cruz, crucificado, coronado de espinas, grita a su Padre: “Perdónales, porque no saben lo que hacen”. Tenemos que reconocer en este Mendigo Celestial, a Jesucristo, el Hijo de Dios, Nuestro Salvador, y darle a Él, y sólo a Él, todo nuestro amor, ofrecerle todo a Él que es “el Camino, la Verdad y la Vida”. 

Clare

No tenemos que poner todas nuestras esperanzas y aspiraciones en el mundo y en valores pasajeros de atracciones terrenas -cosas que podrían estar aquí hoy y mañana no. -Tenemos que decirle al Señor: “Déjame amarte, mi Señor y mi Dios, haz que me vea verdaderamente como soy, un peregrino en este mundo, un cristiano llamado a realizar la vocación que Tú me has dado; haz que me dé cuenta de que solo Tú eres suficiente”.

Tenemos que acordarnos de no decirle a Dios constantemente lo que queremos sino preguntarle qué es lo que Él quiere. Dejar que Dios haga lo que Él quiere; es nuestro Padre amantísimo y sabe lo que es mejor para nosotros. Tenemos que darnos cuenta de que Él nos cuida mejor de lo que podemos hacerlo nosotros mismos. Nuestro Señor no nos pedirá hacer nunca algo que no seamos capaces de hacer. Él no nos dará una vocación imposible de realizar. Por lo tanto, nuestros corazones tienen que estar abiertos de par en par a la voluntad del Señor, tenemos que dejarle que nos escoja si eso es lo que quiere, y solo de esta manera seremos felices».

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.