Menu

Clare and Kristen

"La mayoría de los jóvenes con los que hablamos estaban bautizados, pero cuando les preguntábamos: “Entonces, ¿vives cristianamente?” la respuesta general era que no. No iban a misa los domingos, y muy raras veces se confesaban o rezaban".

En enero de 2002, las Siervas hicimos una misión a diferentes ciudades de España, en la cuál participó Clare, que en ese momento llevaba cinco meses de candidata. Ella fue con un grupo de hermanas a la ciudad de Palencia y salían a la calle a hablar con los jóvenes. La experiencia impactó fuertemente a Clare, al ver qué perdidos estaban los jóvenes y lejos del Señor, ya que hacía poco que ella misma había estado igual. Por eso, escribió un artículo en la Revista del Hogar de la Madre y salió en el número 105, marzo-abril. Aquí les presento un extracto de este artículo.

Nos fuimos con los corazones llenos del deseo de salvar almas y de llevar a muchas ovejas perdidas a su pastor. Éramos bien conscientes de que la mayoría de los jóvenes no son devotos católicos, con el Rosario en mano como si fuera su posesión más preciada y una imagen del Señor en sus carteras. Conocíamos el gran poder de atracción que tiene el mundo con sus luces resplandecientes, coches ostentosos, placeres sensuales y consuelos naturales, pero a pesar de todo, queríamos mostrar a la juventud que todos estos mundanos resplandores no son oro y que los placeres temporales no pueden llenar nunca el corazón del hombre. La mayoría de los jóvenes con los que hablamos estaban bautizados, pero cuando les preguntábamos: “Entonces, ¿vives cristianamente?” la respuesta general era que no. No iban a misa los domingos, y muy raras veces se confesaban o rezaban. Algunos no querían oír cuando intentábamos explicarles que si ellos están bautizados tienen que cumplir sus deberes cristianos. Dios no era un tema interesante. Estaban más interesados por el novio y por los Reyes que iban a venir pronto ¡tenían que comprar todavía los regalos!

Cuando les preguntábamos: “¿Crees en Jesucristo?”, casi todos respondían que sí, pero cuando les decíamos: “¿y crees que Él murió en la Cruz por amor a ti?”, la respuesta era de sobresalto: “¡por amor a nosotros!. ¡No por amor a mí!”.  Pues SÍ, JOVEN, tú que has escogido una vida de impureza y orgullo debes saber que Dios ha muerto por sempiterno y misericordioso amor a ti, a ti como individuo, a ti como hijo de Dios, nunca olvidado por Él.  “Dios mío, ¡cuántos te conocen y no te aman!”. Yo pensaba cómo Nuestra Madre debe llorar desgarradoras lágrimas por las almas de tantos jóvenes que se pierden.  (...) Tenemos que rezar todos los días por ellos y hacer cada día el esfuerzo de amar y consolar los Corazones heridos del Señor y de la Virgen que tanto sufren por estas almas.

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.