Menu

H Clare

El genio artístico de la Hna. Clare no solo abarcaba la actuación, el canto y la composición musical, sino que se desbordaba también en el medio escrito. Para demostrárselo, hoy les ofrecemos una obra de teatro escrita por la Hna. Clare estando destinada en la parroquia de la Asunción de Jacksonville (Florida, EEUU).

En español la hemos titulado «La Gran Avenida», para facilitar la comprensión en nuestra lengua. En inglés, la Hna. Clare la llamó «Culberry Road». La Hna. Clare quería mostrar a los jóvenes la gran verdad que debe iluminar nuestras vidas y nuestras decisiones: Nada dura para siempre. Todo acaba muriendo o siendo destruido. Al final, solo queda Dios. Sí, al final «solo Dios». Es una forma distinta de meditar en los novísimos, de enfrentarnos a la fragilidad de nuestros sueños, cuando no buscamos la voluntad de Dios.

La representación termina con una canción del grupo musical Gen Verde titulado «La bomba» o «Todo pasa», una canción que impresionaba a la Hna. Clare y que pueden encontrar al final de la representación. Ojalá en muchos rincones del mundo pueda representarse, con jóvenes y para jóvenes, esta obra de teatro nacida del celo por las almas de la Hna. Clare.

NARRADOR 1: En esta vida todos tenemos un sueño, ¿verdad? De una u otra manera, todos intentamos planificar nuestras vidas. Hay mucha gente que piensa que este mundo es un «valle de lágrimas», con tanto sufrimiento, tanta hambre, tanta pobreza, tanta injusticia. Otros, en cambio, dicen que tenemos que vivir la vida a tope. ¡«Carpe Diem»! ¡Aprovecha el momento!

NARRADOR 2: Para algunos la vida es simplemente una enorme sala de espera, donde esperan que la muerte les llame de esta «sala» a la siguiente. No tienen esperanza, no tienen planes, sienten un vacío inmenso: ¡algo les falta!

NARRADOR 1: «La Gran Avenida» es la historia de cinco personas que estaban contentas con sus vidas.

NARRADOR 2: «La Gran Avenida» es la historia de cinco personas que pensaban que estaban contentas de sus vidas. Uno puede tener muchas cosas: dinero, poder…

NARRADOR 1: Fama, belleza, éxito… una lista sin fin.

NARRADOR 2: Uno puede tenerlo todo y, a la vez, no tener nada.

NARRADOR 1: ¿Qué pasaría si nos quitaran todas esas cosas? ¿A qué nos agarraríamos? ¿A quién nos acudiríamos?

--------------------------------------------------------

(En el escenario hay dos chicos y una chica mirando a la audiencia. Están viendo un partido de futbol por la televisión. Uno de los chicos es el hermano de Michelle, que se llama Mike, los otros dos son sus amigos. ENTRA MICHELLE)

Michelle: Hola, Mike. Hola Vicky. Hola David.

(Los tres responden a la vez).

Michelle: Mike, ¿a qué hora regresan mamá y papá? 

(Mike y sus amigos están totalmente absortos en el partido. Su equipo está perdiendo).

Michelle: ¿Mike? (Ella se acerca, está impaciente) ¡MIKE!

(Mike hace un gesto para que su hermana se calle, sin quitar sus ojos del televisor. De repente, el otro equipo mete un gol. Mike y sus amigos están devastados).

Michelle: ¡Pero chicos, es solo un juego!

Mike: (dramáticamente) Tú no lo entiendes.

Michelle: Entonces, Michael, por enésima vez, ¿a qué hora regresan mamá y papá?

Mike: No lo sé, Michelle. ¿No te das cuenta de lo mal que lo estoy pasando en estos momentos?

David:  Sí, Michelle. Estas cosas duelen mucho.

(Michelle pone los ojos en blanco y sale como si se fuera a ir a su habitación).

Vicky: ¿No tenías que darle algo a tu hermana?

Mike: ¿A qué te refieres?

Vicky: En algún momento dijiste: «Recordadme darle esto a Michelle cuando llegue».

(Mike piensa).

Mike: ¡Ah, sí! ¡La carta!

Mike: (gritando) ¡Michelle! ¡Hay una carta para ti encima de la mesa!

Michelle: ¿Una qué?

Mike: ¡Una carta!

(Michelle entra)

Michelle: ¿Qué tarta?

Mike: Car-ta

(Michelle se acerca a la mesa y coge la carta que está encima de la superficie).

Michelle: ¡Dios mío! ¡Es de la Universidad de San Esteban!

David: ¿La nueva Universidad? ¿Esa tan guay que está en la Gran Avenida?

(Michelle empieza a saltar y gritar). (Los otros tres solo le miran).

Michelle: ¡Dios mío! ¡Me han aceptado! ¡Es la universidad de mis sueños! ¿Sabes lo que esto significa para mí? Deberías saberlo… ¡Es un sueño hecho realidad!

(Se congela). (Entran narrador 1 y narrador 2).

Narrador 1: Michelle Bliss. 18 años. Una chica inteligente.

Narrador 2: Tenía que serlo para ser aceptada en la Universidad de San Esteban.

Michelle: ¡Es mi sueño hecho realidad! Estaba tan nerviosa… Pensaba que nunca me aceptarían. La Universidad de San Esteban es una de las mejores universidades del país. ¡Es genial! Todo el mundo sabe que los que se gradúan allí consiguen un trabajo estupendo. Seré lo que siempre quise ser: ¡abogada! Porque en la Universidad de San Esteban, la Facultad de Derecho es espectacular. ¡Estoy TAAAN feliz!... Por estas fechas, el curso que viene, viviré en el Colegio Mayor de la Universidad de San Esteban en la Gran Avenida. ¿Qué más puedo pedir?

------------------------------------------------------

(Una mujer joven, Elisa, está sentada nerviosa, esperando para hacer una entrevista de trabajo. La secretaria está trabajando en su escritorio. Suena el teléfono).

Secretaria: Buenos días, oficinas de la Revista Break, ¿en qué le puedo ayudar? … Él está ocupado ahora mismo. ¿Quiere dejarle un mensaje? ... Ya… Las entrevistas de trabajo en este departamento serán el lunes 14 y también el jueves. Oh, perdón, el miércoles día 16… Sí, giras a la derecha en el semáforo, a la derecha, sí … Sí, eso es, esa carretera te conducirá directamente aquí, a la Gran Avenida ... Ok … De nada. Adiós.

(Coge el teléfono otra vez y le dice a Elisa que puede entrar a donde está el entrevistador).
(ELISA se presenta, le pasa su currículum. El ENTREVISTADOR le pregunta si quiere un vaso de agua, etc).

Entrevistador: (mirando el curriculum de Elisa) Veo que has trabajado por otras revistas, Elisa.

Elisa: Sí, de hecho, traje algunos ejemplares para que usted pudiera echarles un vistazo. (Le pasa las revistas). Yo diseñé estas páginas.

Entrevistador: Me gustan.

Elisa: También he trabajado para distintos periódicos. Bueno, todo está en mi currículum.

Entrevistador: Está genial. Buen trabajo. ¿Cuánto tiempo llevas diseñando revistas?

Elisa: Ocho años. Me encanta mi trabajo.

Entrevistador: Podríamos contratar a alguien como tú.

(SE CONGELA)

Elisa: Cuando él dijo eso, mi corazón comenzó a latir muy deprisa. ¿Me dará el trabajo o dice eso a todas las personas a las que entrevista? No lo sé. Solo sé que quiero el trabajo. Trabajar para la Revista Break es trabajar al máximo nivel. Es una de las revistas con más tirada del país. ¡Esto sería un gran paso adelante para mí!

(Se descongela)

Entrevistador: Ok, Elisa. Puedes dejarnos tu currículum y te llamaremos.

Elisa: ¿Tiene mi número verdad?

Entrevistador: Sí. El 69 96 99 69 9.

Elisa: Ese es. (Se despiden y justo cuando Elisa se acerca a la puerta…)

Entrevistador: ¿Sabes qué, Elisa? Voy a darte una oportunidad.

Elisa: (con entusiasmo) ¡He conseguido el trabajo! (con más tranquilidad) Quiero decir… ¿he conseguido el trabajo?

Entrevistador: Haremos una semana de prueba. Empiezas este el jueves y veremos qué tal va. Me gustaría ver más de tu trabajo.

(Elisa se va. Cuando pasa al lado de la secretaria le dice «Adios» con mucho entusiasmo)
(Entran los narradores 1 y 2)

Narrador 1: ¡Muy bien, Elisa! ¡Eso es!

Narrador 2: ¡Has conseguido el trabajo que buscabas!

(Salen).

--------------------------------------------------------------------------------------

(Hay un grupo de personas de pie, con copas de vino en sus manos. Algunos de ellos, cuando ven llegar a Pedro empiezan a decir: «Ya está aquí». Aplauden. Están esperando la inauguración de su nuevo restaurante).

Pedro: Aquí estoy, a punto de estrenar mi séptimo restaurante. Yo nací aquí, en la Gran Avenida. Si hace 35 años me hubieras dicho que en este mismo lugar yo iba a abrir un restaurante, de tanta categoría como este, seguramente me hubiera reído en tu cara (se ríe). Tengo la sensación de que este restaurante va a ser todo un éxito. Es un lugar que promete. Espero que todos disfruten de la comida. Yo, al menos, voy disfrutar (se ríe). Os encantará la decoración del interior del restaurante, es muy elegante, muy «chic», como todos mis restaurantes. Hace poco el presidente de los Estados Unidos cenó en el que tengo en California. Encontrareis que el servicio que os darán mis empleados aquí es excelente. Bueno, ¿qué más puedo decir? (Todos levantan sus copas) ¡Por mi nuevo restaurante Gatoé! (Corta el lazo) (Todos aplauden).

(Entran los narradores)

Narrador 1: El señor Pedro Laffret es un hombre muy rico.

Narrador 2: ¿No dijo que este es su séptimo restaurante?

Narrador 1: Sí, el séptimo. Y tan caro como los demás. ¿Sabes qué? Hay gente que solo vive para el dinero…

Narrador 2:  Es triste, pero es verdad…

(Salen)

--------------------------------------------------------------------------------------

(En el LADO IZQUIERDO del escenario, un grupo de estudiantes de la Universidad están hablando, leyendo... BRIAN está contando un chiste. TODOS se ríen).

Gina: ¿Alguien sabe si el Doctor Martínez está aquí hoy?

Dona: No lo he visto. 

Gina: ¿Visteis el video que puso el otro día?

Zack: ¿Cuál?

Gina: El vídeo de los…

(ROBERTO entra corriendo)

Roberto: ¡Me ha dicho que sí! ¡¡¡Acabo de preguntarla y me ha dicho que SÍIII!!! ¡¡¡Me ha dicho que sí!!!

Laura: ¿Quién? ¿Qué? ¿Cómo? ¿Donde? ¿Y cuándo?

Brandon: Acaba de proponer a Rachel casarse.

Zack: ¿Y qué dijo? (apuntando a ROBERTO)

Brian: ¡Felicidades, chaval! (Todos le felicitan)

(En el LADO DERECHO del escenario hay 3 chicas: una está estudiando, la otra está pintándose las uñas y la otra está leyendo un libro. ENTRA RAQUEL)

Raquel: ¡¡¡Me voy a casar!!!

Patri: ¡¿Que vas a hacer qué?!

Raquel: Roberto me acaba de proponer que nos casemos. 

Beatriz: ¿Y qué le dijiste?

Lola: Que «sí». Es obvio. Acaba de decir que se va a casar.

(Las tres empiezan a gritar y abrazar a RAQUEL)

Patri: Entonces, ¿cómo te lo pidió?

Raquel: Estábamos sentados en el promontorio que está al lado del laboratorio… 

(HACEMOS UN FLASHBACK. RAQUEL y ROBERTO están sentados en el borde del escenario. TODOS LOS DEMAS se congelan) 

Raquel: Roberto, ¿sabes qué pasa mañana?

Roberto: Mañana… ¿Es martes, no?

Raquel: Sí, pero ¿qué fecha es?

Roberto: ¿Día 10?

Raquel: Uumm!! ¿Y qué pasó el 10 de mayo de hace tres años?

Roberto: ¿Era el cumpleaños de tu abuela?

Raquel: ¡No! ¡Ella cumple en agosto!

Roberto: Lo sabía…

Raquel: ¿Entonces?

(ROBERTO piensa)

Raquel: ¿La palabra «aniversario» te suena de algo?

Roberto: (Disimula como que sabe de lo que habla RAQUEL)

Raquel: ¡Roberto! ¡No me puedo creer que te hayas olvidado!

Roberto:  No me olvidé. Solo que no me acordaba…

Raquel: ¡Era lo que yo pensaba! (Raquel se levanta). 

Roberto: Raquel, espera. La verdad es… Yo quería preguntarte algo.

Raquel: ¿Querías preguntarme algo así como que cuándo es nuestro aniversario?

Roberto: No (se arrodilla sobre una sola pierna, como una genuflexión). 

Raquel: ¿Qué estás haciendo?

(ROBERTO saca un anillo de su bolsillo).
(RAQUEL y ROBERTO se vuelven hacia sus amigos).

Raquel: (A sus amigas) Entonces fue cuando me dijo: «¿Te quieres casar conmigo?».

Roberto: (A sus amigos) Y ella me dijo… 

Todos: ¡SÍ!

Roberto: Esta noche se lo vamos a decir a sus padres.

Brandon: ¿Dónde viven ellos?

Roberto: En la Gran Avenida.

(Se congela)

Roberto (se dirige a la audiencia): ¡No puedo creer que me dijo que sí! Bueno… realmente yo pensaba que ella me diría que sí, pero anoche tuve una pesadilla en la que me decía que no. Pero ella me ha dicho que sí y supongo que lo dice de verdad. ¡Claro que lo dice de verdad! Ahora estaremos juntos para siempre. ¡No hay nada mejor que esto!

(Sale de la escena).

--------------------------------------------------------------------------------------

(En el escenario hay muchas cajas. ENTRA JAKE llevando una caja grande. Su padre, FELIPE ya está en el escenario moviendo las cajas).

Jake: Papá, ¿esta es la última caja?

Felipe: Quedan todavía unas pocas más, hijo. (ENTRA JULIA).

Julia: ¡Papá, eso lo dijiste ya hace una hora!

Felipe: ¡Vamos, chicos! Cuanto antes terminemos, mejor.

Julia: Yo no tenía ninguna gana de mudarme de casa. ¡Cuando yo tenga mi propia casa voy a vivir allí PARA SIEMPRE!

Jake: Pero hermanita, escucha un momento… Es una casa chula: eso no me lo puedes negar. Es la casa de los sueños de mamá. Mira lo que ha puesto en el baño (los dos salen juntos).

(ENTRA SILVIA)

Silvia: Esto es fantástico. ¡Por fin estamos en casa!

Felipe: ¡Así es!

Silvia: ¿Ya has pagado al arquitecto?

Felipe: Sí, todo está bajo control.

Silvia: (se sienta y respira hondo) No me puedo creer que estamos ya trasladándonos. ¿Cuándo piensas que podremos empezar a vivir aquí?

Felipe: Bueno, primero tenemos que poner cada cosa en su lugar, ¿no? Depende de cuánto seamos de rápidos.

Silvia: Espero que sea muy pronto.

(Se congela. Entran narradores 1 y 2).

Narrador 1: Silvia y Felipe han trabajado muchísimo para comprar su nueva casa.

Narrador 2:  Es una de las casas más grandes de la Gran Avenida. Mientras ellos movían cajas, todos los vecinos atisbaban detrás de las cortinas para intentar ver quiénes eran sus afortunados nuevos vecinos.

Silvia: Estoy tan cansada... He estado trabajando muchas horas extra para poder comprar esta casa. Y mi marido también lo ha hecho. Pero, ¿sabes? Estoy a punto de explotar de la alegría. ¡Esta casa es todo lo que yo quería!

--------------------------------------------------------------------------------------

(El ESCENARIO se queda VACIO. BAJAN LAS LUCES. MUSICA. ENTRAN MICHELLE, ELISA, PEDRO, ROBERTO, SILVIA y FELIPE)

VOZ EN OFF “INFORME DE RADIO”

Susana. Locutor de radio: Una bomba ha caído en la Gran Avenida a las 5:43 de la tarde de hoy. Las autoridades informan de que hay varias víctimas mortales, así como varios heridos graves cuyo número no ha sido todavía confirmado. Las pérdidas materiales son inmensas porque la mayor parte de los edificios de la Gran Avenida han quedado completamente destruidos. Tenemos al habla a Martín Resko, que está en estos momentos en allí, en la Gran Avenida. ¿Martín?

Martín: Sí, Susana. Estoy aquí, en lo que queda de la Gran Avenida. Estoy en medio de los escombros… Es verdaderamente desolador… Ha cogido a todo el mundo por sorpresa (se baja el volumen).

 (LUCES. PERSONAJES en el escenario hacen un mimo en cámara lenta demostrando su angustia. MUSICA)

(Entran narradores 1 y 2)

Narrador 1: Todo el mundo tiene un sueño, ¿verdad? De una u otra manera todos tratamos de programar nuestra vida.

Narrador 2: ¿Cuándo planificamos nuestras vidas, nuestros planes son los mismos planes que Dios tiene sobre nosotros? ¿Nuestro sueño es hacer lo que Dios quiera?

Narrador 1: Hay mucha gente que dice que este mundo es «un valle de lágrimas». Pero eso es así solo por nuestra culpa. ¿Quién nos puede liberar de esta tristeza profunda que tenemos en nuestros corazones?

Narrador 2: ¿Quién nos puede consolar, fortalecer y dar esperanza cuando la Universidad a la que planeabas ir está totalmente destruida, cuando has perdido el trabajo perfecto que acababas de conseguir?

Narrador 1: Cuando el nuevo restaurante que te iba a hacer rico ahora es simplemente un poco de polvo en el suelo. Cuando la persona que amabas muere, cuando pierdes la casa de tus sueños…

Narrador 2: Dios. Él es el Único que puede ayudarnos a cargar con nuestra cruz en momentos tan duros. Él es nuestra Luz y nuestra Esperanza. Él prometió estar con nosotros siempre, aun cuando todo lo demás desaparece.

Narrador 1: Todo lo que hay en este mundo viene y se va. Todo pasa. Nada dura para siempre: solo Dios.

(Bajan las luces. La canción).

Letra de la canción «Todo pasa» o «La bomba»

Y de nuevo el vacío.
Y de nuevo la nada.
Y de nuevo la muerte gritando en el cielo.
¡Y de nuevo...nada!
¿Por qué todo tiene que terminar?
¿Por qué no encuentro sentido a nada?
¿Por qué todo tiene que acabar 
siempre en lo mismo,
siempre en ruinas y olvido?
¿Por qué me habré ilusionado una vez más?
Yo tenía que sobrevivir...
¿Por qué me habré ilusionado una vez más? 

Pero tenía que creer en algo:
en poder conseguir, por ejemplo
una casa entre las flores, un mundo mío.
En saciarme, a través de los libros
del saber de los hombres.
En sentir un cariño sólo para mí...
Y ahora veo alrededor de mí tan sólo un desierto.

¿Por qué todo se tiene que derrumbar?
¿Por qué no encuentro sentido a nada?
¿Por qué todo tiene que acabar
siempre en lo mismo,
siempre en ruinas y olvido?

¿Existe algo en este mundo
que ninguna bomba pueda destruir jamás?
¿Un ideal que nunca muera,
que ninguna bomba lo pueda derrumbar?

Sí, hay uno sólo, hay uno sólo.
Uno solo... Tú.
Sí, Tú, Dios. Al final sólo Tú.
Solo Tú quedas junto a mí cuando todo
el resto muere.

Dios, Tú, en cada contradicción,
en nuestra eterna confusión;
en las ruinas de nuestra civilización,
solo Tú, Dios, sólo Tú eres la Vida.
Tú eres la casa que no se puede derrumbar.
Tú, aquel amigo que no sabe traicionar.
En Ti se puede de verdad creer y en Ti también vivir,
de verdad, creer que sólo por Ti, renace la vida,
vuelve la esperanza.

Dios. Al final sólo Tú...

En Ti se puede...

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.