Menu

H Clare con niños

Me enseñó amar a las personas tal cual son, con sus defectos y virtudes. Cuando ella veía a un joven rebelde, decía que ese joven huía de lo que Jesús le pedía y que por eso intentaba llenar el vacío que tenía en su corazón con cosas del mundo.

Una joven que conoció a la Hna. Clare en Ecuador y que la tuvo como profesora nos envía este testimonio.

Ella me cambió totalmente la visión que yo tenía sobre las monjas. Yo siempre había pensado que eran personas amargadas, pero cuando conocí a la Hna. Clare esa mentalidad se fue y se convirtió en algo totalmente distinto.
No tengo dudas de que la Hna. Clare tenía un don muy grande para tratar con jóvenes, y lo digo porque soy una de las personas que me cuesta abrirme a los demás y ella lo consiguió. Me ayudó muchísimo a acercarme al Señor y a saber quién es realmente, porque yo a pesar de que sabía que existía un Dios no sabía lo que era y ni a lo que me llamaba. (…)

Si me preguntan cómo veo en estos momentos a la Hna. Clare, sin duda alguna diría que como un REGALO, no me deja de impresionar todo el bien que hace.
Me enseñó amar a las personas tal cual son, con sus defectos y virtudes. Cuando ella veía a un joven rebelde, decía que ese joven huía de lo que Jesús le pedía y que por eso intentaba llenar el vacío que tenía en su corazón con cosas del mundo; y cuando veía eso, realmente se interesaba por ese alma y no perdía el tiempo para ayudarle. Lo impresionante es que esos jóvenes que se mostraban «rebeldes» se abrían a ella con mucha confianza, la tenían como una buena amiga.

En una etapa de mi vida, en la que yo estaba pasando por un situación familiar un poco complicada, recuerdo estar en la capilla del colegio contándoselo a la Hna. Clare y la única respuesta que recibí por parte de ella fue: «Deja de mirar todo lo que te hace triste y mira todo lo bonito que tienes a tu alrededor y siempre sonríe, aunque cueste». Esta frase me ha ayudado muchísimo a lo largo de mi vida. Cuando me dijo que mirara todo lo bonito que tenía a mi alrededor, entendí perfectamente que solo me basta mirar a Jesús en el sagrario y a Nuestra Madre del Cielo, que siempre nos esperan con los brazos abiertos. 

Cuando no sepan qué hacer, miren al sagrario y pidan ayuda a la Hna. Clare, que ella no dudará en hacerlo.

Yo estoy feliz y agradecida con el Cielo de haber podido conocer a la Hna. Clare.

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.