Menu

Hna. Clare y Hna. Merly

Hna. Merly Alcívar:  Siempre estaba diciendo: «Hermana, ¿qué puedo hacer?» Reflejaba el amor de Dios. Te daban ganas de estar con ella siempre.

Compartimos la segunda parte de la entrevista a la Hna. Merly Alcívar sobre las virtudes que ella vio en la Hna. Clare, cuando vivieron juntas en la comunidad de Playa Prieta (Ecuador) de 2014 a 2016.

Otra virtud que destacaba en ella era la justicia. Ella siempre era justa. Cuando tenía que decir una cosa a una persona, si era lo justo, se lo decía. No andaba con cuentos. Y si el niño no se portaba bien, pues no le enseñaba guitarra. Le decía: «No, porque no te has portado bien hoy». Y si ya se portaba bien decía: «Ahora sí te voy a enseñar guitarra porque te has portado bien».

Otra de las virtudes era la diligencia. Era muy diligente. Creo que en ella no había pereza. ¿Por qué? Porque cuando había algo que hacer, era la primera que estaba allí. Y cuando hacía las cosas, las hacía rápido y bien. No era de esas personas que lo deja a medias o que hacen algo corriendo pero no lo hacen correcto.  Ella hacía todo rápido y bien.

Y también la responsabilidad. Era muy responsable. A mí me impresionaba muchísimo. Teníamos que calificar montones de exámenes de los niños, de los jóvenes. Ella era una de las primeras que tenía todo organizado. Era muy ordenada con todo, todos los exámenes de estos niños, y le daba tiempo para ponerles una nota, para decirles que estuvieran más pendientes en el momento del examen, que no dejaran las cosas para el último momento, que no la engañaran, que eso no era así, o sea, un montón de cosas. Le daba tiempo para todo.

Se sabía casi todos los nombres de los estudiantes. No los llamaba por su nombre, los llamaba por sus apellidos, que es más complicado. Y cuando ella veía que un estudiante no entendía algo en una clase, le decía: «Mira, tal día a tal hora, yo voy a volvértelo a explicar». Y se podía pasar toda una semana después de clase explicándole al estudiante lo necesario hasta que lo entendiera. Claro, había de todo, había chicos que aprovechaban y había otros que no aprovechaban.

H Clare

Pero era muy responsable. Con las cosas que se le encargaban, tú podías confiar ciegamente. Sabías que eso lo ibas a tener hecho y no te preocupabas de nada. Sabías que si tenía que tener las notas en una fecha, ella las iba a tener, no había que preocuparse para nada de ello.

La Hna. Clare en la comunidad era bromista pero a la misma vez era de una caridad incansable.  Siempre estaba pendiente de las necesidades de cada una de las hermanas.

Recuerdo que cuando íbamos a clase, la veías que iba con un montón de libros; si al llegar abajo escuchaba a una hermana que decía: «¡Ay, me he dejado tal libro!»,  decía ella: «espera que ya voy». Y uno le decía: «No, hermana, que yo puedo ir, yo puedo ir». Pero ella decía: «Que no, que no, que voy yo». Y empezaba a correr escaleras arriba y te traía el libro.

En la comunidad era también de una entrega total. Siempre estaba diciendo: «Hermana, ¿qué puedo hacer?» (… ) Reflejaba el amor de Dios. Te daban ganas de estar con ella siempre. Pero no era por decir: «Ah, es que como es bromista, cuenta chistes, hace esto, hace lo otro… ¡No! Yo experimentaba mucho que transmitía paz.  Yo experimentaba que transmitía una serenidad que se nota en las personas que están en tensión de santidad, que están en tensión de querer llegar al Cielo. Yo con ella experimentaba eso muchísimo».

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.