Menu

Carmen

Carmen Laje:  Tenía una unión muy íntima con el Señor a la hora de la comunión. Había momentos en los que ella no cantaba en el coro, sino que cantaba cerca del presbiterio.

Carmen Laje es sacristana en la parroquia de Loreto de Guayaquil, donde la Hna. Clare estuvo durante dos años. Hemos podido entrevistarla recientemente y aquí publicamos lo que nos ha contado de sus recuerdos sobre la Hna. Clare.

Conocí a la Hna. Clare cuando llegó aquí a Guayaquil en 2012, en noviembre. Tenía mucho espíritu de alegría, de fraternidad. Los jóvenes también querían acercarse a ella. Entonces, a pesar de estar alegre, ella también era radical. ¿A qué me refiero? Una radicalidad al amor y servicio al Señor. Y lo expresaba en todo momento de su vida.

Describiría a la Hna. Clare como una sierva de Dios, pero también muy humana. Un ejemplo claro que tuve de ella es que tenía una unión muy íntima con el Señor a la hora de la comunión. Había momentos en los que ella no cantaba en el coro, sino que cantaba cerca del presbiterio y en una de esas ocasiones, la contemplé en la hora en que estaba recogida, después de haber comulgado y me parecía que no estaba en su cuerpo. Me parecía que la Hna. Clare se había unido muy íntimamente con el Señor. Se había ido de su cuerpo. También me hacía ver que verdaderamente Jesús estaba en la Eucaristía. 

Ella era muy sencilla, muy humilde. Es más, solamente cuando se le pedía algo hacía lo que se le pedía. Cuando llegó a la parroquia, nosotros ya hacíamos el rosario con las Siervas. Pero cuando la hna. Clare llegó, nos hizo conocer canciones nuevas de la Virgen. Utilizó un proyector y ponía las canciones y en el tiempo del rosario, se iban contemplando los misterios. Entonces, a la hora de cantar, ella cantaba leyendo en la pantalla del proyector y eso nos ayudaba a nosotros también. Salíamos muy contentos de poder aprender, de poder colaborar mejor. Y siempre estábamos diciendo: «Oh, hermana, qué bonito…». Y ella decía: «Es para gloria del Señor». Todo se lo debía. Todo lo refería ella al Señor. Todo para el Señor.

Hna. Clare comulga

Cuando nos íbamos de viaje, ella cantaba. Siempre mantenía ese espíritu de unidad con el grupo: de conversar y hacer bromas. Yo me decía: «¿Cómo es posible que ella se vaya a un colegio de madrugada y venga y todavía tenga ánimo para cantar con nosotros?». Eso yo lo admiraba muchísimo de verdad… Yo decía: «¡Guau, hermana! ¿Y cómo es que usted tiene tanta fuerza para estar así a esta hora? Yo ya estaría agotada». Ella decía: «Es el Señor, es el Señor. Cuando tú le ofreces todo al Señor, el Señor te recompensa».

Dentro de lo que yo pude ver en la hermana –que soy muy observadora… uno aprende observando, mucho más que con lo que te digan - yo nunca vi una falta de caridad, más bien la hermana era muy caritativa.

El ejemplo que puedo decir es que: Una vez en que era mi cumpleaños, me dice: «Carmen, ¿qué canción quieres que le cante en la misa para el Señor?». Yo me sorprendí porque la hermana me había pedido qué canción quería yo para canto de entrada. Y le dije la canción… no recuerdo ahorita, pero un canto de entrada del Hogar, también el canto de comunión y el canto de la Virgen. Eso me sorprendió muchísimo.

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.