Menu

Hna. Sasha Smith, EEUU:

hsasha 3Para ayudarme y aconsejarme nunca me hablaba según su propio criterio, sino con las palabras del Evangelio.

Hna. Sasha Smith es de California, EEUU y es Sierva del Hogar de la Madre. Conoció a la Hna. Clare en el 2007.

h sasha 2

La Hna. Sasha con 17 años.

Cuando conocí a la hna. Clare yo tenía diecisiete años. Me atraía muchísimo su alegría y cómo se reía de todo. Ahora me doy cuenta de que ella se reía así para ayudarme quitarle importancia a muchas cosas, porque ella se daba cuenta de que había algunos trabajos que a mi me costaban mucho. Por eso, se pasaba todo el día cantando y diciendo tonterías. Yo le hacía muchas preguntas. Con ella todo era alegría. Muchas veces me dejó asombrada, porque a ciertas preguntas que yo le hacía, ella me respondía diciendo que eso le era indiferente. Claro, me descolocaba totalmente, porque jamás nadie me había respondido así, pero me hizo crecer en admiración hacia ella y hacia la vida de las Siervas.

Me contó una vez que, durante su noviciado, la gracia más grande que había recibido había sido la de comprender que ella era nada. El Señor la hizo comprender esto: “Eres nada”. También me dijo que, durante su noviciado la hermana Reme - la maestra de novicias- les había dicho que escribieran todas las cosas que pensaban que Dios nunca las iba a pedir y que, pasado el tiempo, verían cómo – antes o después – el Señor se lo pediría. La hna. Clare me dijo que con ella esto se había cumplido punto por punto.

h sasha 1

La Hna. Sasha con la Hna. Clare en una peregrinación a Nueva York.

Cuando yo estaba discerniendo mi vocación, pasé un periodo muy duro, porque no lograba creer que Jesús me podía querer con un amor de Esposo. La verdad es que ese sufrimiento nunca se lo había comentado a la hna. Clare. Un día la llamé para hablar con ella de otras cosas. Fue ponerse al teléfono e, inmediatamente, me dijo que tenía que decirme algo. En la oración había experimentado que Jesús le pedía que me dijera que no me rechazaba. Entiendo que es algo que cualquiera podía haberme dicho y sería verdad, porque Jesús no rechaza a nadie. Pero fue una gracia enorme para mí en ese momento. Me hizo muchísimo bien, sobre todo para poder proseguir mi discernimiento con más confianza en el Señor y en su amor por mí.

No recuerdo que me diera nunca un consejo sin tener como referencia la vida de Jesús en la Sagrada Escritura. Para ayudarme y aconsejarme nunca me hablaba según su propio criterio, sino con las palabras del Evangelio. Trataba de enseñarme a vivirlo todo desde Jesús. Esto me condujo, una y otra vez, a avanzar mucho en la caridad para con los demás y a tener más paz en el seguimiento de Jesús. Tengo muchos ejemplos concretos de esto.

En varias ocasiones me ocurrió estar hablando con ella, y que se nos acercaran niñas ofreciéndola flores que habían cogido para ella. La hna. Clare, sin herir los sentimientos de las niñas, dirigía su cariño hacia la Virgen. Les decía: “¡Qué flor tan bonita! Se la tienes que llevar a la Virgen, tiene que ser para Ella!” Tenía una gran capacidad de contagiar su amor a nuestra Madre.

Soy consciente de la gran cantidad de veces que se negó a sí misma para poder escucharme y ayudarme. En ese sentido, realmente era la mejor amiga que tenía. Fue inmensamente paciente y bondadosa para conmigo. Aprendí mucho de ella.

h sasha 5

La Hna. Clare con su familia durante la peregrinación a Irlanda.

Durante la primera peregrinación de chicas que el Hogar de la Madre hizo a Irlanda, me dio un ejemplo extraordinario de olvido de sí misma y de darse a los demás en momentos de sufrimiento interno. Estuvimos viendo a su familia. A algunas personas era la primera vez que las volvía a ver después de años. En el momento de la despedida, se percibía que le costaba separarse de algunos miembros de su familia. Parecía como si se estuviera entregando de nuevo a Dios. Fue un momento muy difícil. Justo habíamos subido al autobús y nos alejábamos de su ciudad. La verdad es que recuerdo que pensé que iba echarse a llorar. Sin embargo, la vi vencer ese momento poniéndose de pie en el autobús y comenzando a cantar y animar a todas las chicas. La canción que cantó, en inglés, decía: “Hágase en mi según tu voluntad”. Fue un momento de triunfo total que a mi me marcó muchísimo.

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.