Menu

Hna. Alison María Van de Voorde, EEUU:

hna alisonLa hermana quiso alegrar la vida de una persona de tal manera que - por así decirlo - no se diera cuenta del “favor”, sino que solo experimentara el gozo de sentirse querida.

La Hna. Alison es de Virginia (EEUU) y entró en las Siervas en el año 2008. Actualmente está en la comunidad de Valencia (España).

hnaalisonnypeq

El grupo de chicas y hermanas en el viaje a Nueva York

Conocí a la Hna. Clare por primera vez en una peregrinación que hicimos a Nueva York (EEUU). Creo que fue en el año 2008. Yo no era candidata todavía, pero me había ido acercando a las hermanas. Había oído hablar de la Hna. Clare a algunas chicas en la Universidad Ave Maria y, ¡claro!, estaban encantadas con ella. Así que tenía ganas de conocerla. Recuerdo sobre todo su alegría y que siempre estaba cantando. Nos lo pasábamos muy bien con ella.

Me acuerdo una noche. Nos alojábamos en el Convento de las Little Sisters of the Poor en el centro de Nueva York. Estábamos muy cansadas todas. Yo estaba luchando por aceptar mi vocación en ese momento y todavía no me había rendido del todo. Una noche fuimos a la capilla para rezar completas y caí a lado de la Hna. Clare. Ella se dormía mientras rezaba. En ese momento, viéndola tan cansada, el Señor me concedió la gracia de querer ser como esas hermanas, de poder cansarme así por El, dar mi vida como ellas. La verdad es que ese viaje me ayudó mucho a aceptar mi vocación.

Al poco de entrar yo como candidata, pasé la Navidad de 2008 con las hermanas. Había una señora que cantaba en las misas de la parroquia. La Hna. Clare se había dado cuenta de que siempre estaba sola, y le daba pena. Pasaba el tiempo entre las misas en el despacho o en su coche, casi siempre sola. La Hna. Clare pidió permiso a su superiora para acercarse y alegrarle la vida un poquito. Me impresionó, porque lo hacía de tal manera que la señora no se daba cuenta de que lo hacía a posta, intentando ayudarla. Las candidatas fuimos con ella un día a la parroquia y, efectivamente, estaba en su coche sola. La señora tuvo que ir a la oficina de la parroquia, y allí fuimos las candidatas con la Hna. Clare con la excusa de buscar algo de la guitarra. Conseguimos coincidir y la Hna. Clare, tan natural como siempre, empezó a hablar con ella. Todos los que hemos conocido a la Hna. Clare sabemos que la alegría le salía del alma y contagiaba a todos los que la rodeaban. Así fue también en esta ocasión. Terminamos cantando una canción para hacer reír a la señora. Pero lo que más me impresionó fue que la hermana quiso alegrar la vida de una persona de tal manera que - por así decirlo - no se diera cuenta del “favor”, sino que solo experimentara el gozo de sentirse querida.

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.