Menu

Hna. Annemarie Naiman, EEUU:

h annemarieSu celo apostólico era tan auténtico que daba fruto en cualquier situación, con cualquier grupo de gente, fueran ancianos, matrimonios, jóvenes…

La Hna. Annemarie es de la Florida (EEUU) y entró en las Siervas el 15 de marzo de 2009. Actualmente está en la comunidad de Brignano, Bergamo (Italia).

Yo conocí a la Hna. Clare en septiembre de 2006, cuando las Siervas del Hogar de la Madre acababan de fundar una comunidad en Jacksonville, Florida (EEUU). La Hna. Clare estaba en esa primera comunidad. Yo llegué a Jacksonville en agosto de ese mismo año para empezar la universidad. Las hermanas, para como forma de empezar a conocer a algunas jóvenes de la zona, invitaban a chicas que conocían a su casa para tomar un café. Lo llamaban “Sisterbucks”, cogiendo la idea del Café Starbucks, pero con las “sisters” (las hermanas). Se pusieron en contacto con los responsables de la pastoral universitaria, y así fue como me enteré yo. No fui al primer encuentro- tenía otro compromiso- pero recuerdo que las chicas volvieron hablando maravillas de una joven religiosa irlandesa que te hacía llorar de la risa. Fui al siguiente encuentro, y me enganché en seguida. De las cuatro hermanas que formaban la comunidad, la Hna. Clare era la única que tenía el inglés como lengua madre. Al principio, las otras todavía tenían que coger un poco de soltura con el inglés, por eso la que hablaba era sobre todo la Hna. Clare, y la teníamos a ella como punto de referencia. Yo viví en Jacksonville cuatro años, el último año y medio ya como candidata de las Siervas del Hogar de la Madre. La Hna. Clare permaneció en esa comunidad esos cuatro años. La mayoría de mis recuerdos de ella son de esta época, porque fue cuando más conviví con ella.  

Ya he contado en otro artículo cómo su disposición cuando participaba en una reunión o sobremesa era siempre: “¿Qué puedo aportar yo a los demás?” Ahora me vienen a la  mente varias ocasiones en las que la Hna. Clare se encontraba mal físicamente y, aún en ese estado, mantenía ese mismo criterio de pensar qué podía aportar a los demás. Voy a contar esta vez la primera anécdota que recuerdo en este sentido, pero guardo para otra ocasión otros episodios que iré relatando poco a poco.

hnaanneariapeq

La Hna. Clare y Annemarie en una peregrinación a pie al Santuario de Nuestra Señora de la Leche

En varias ocasiones, a lo largo de esos primeros años de la comunidad de Siervas de Jacksonville, organizamos una peregrinación a pie de dos días de duración, desde Jacksonville hasta el Santuario de Nuestra Señora de la Leche, en St. Augustine: a unos 35 km de distancia. Tengo clavado el recuerdo de la primera vez que hicimos esta peregrinación. Yo tenía veinte años, y era miembro del Hogar de la Madre de la Juventud. Al término de la primera etapa, pasamos la noche en casa de un amigo de las hermanas que vivía más o menos hacia la mitad del camino. Esa noche todas -hermanas, candidatas y chicas- teníamos agujetas, y más de una tenía ampollas en los pies. Habíamos terminado la etapa cubiertas de sudor, con la ropa pegada rozando nuestra piel y la cara quemadita por el sol… Más o menos lo que se experimenta en cualquier peregrinación a pie. Tampoco nada de extraordinario pero, a las que no estábamos acostumbradas, nos estaba costando.

Pues esa noche, la Hna. Clare, con su gracia característica, se dedicó a pasear de un lado a otro de la sala, caminando como un cowboy, porque no podía caminar de otra manera después la larga caminata. Hablaba imitando la voz de los actores de las películas del Oeste, diciendo que era John Wayne y haciendo reír a todo el mundo. Luego se puso a imitarnos a cada una de nosotras y nuestro modo de caminar después de unos cuantos kilómetros. Seguramente ella hubiera preferido permanecer sentada, como de hecho permanecimos todas las chicas, pero su preocupación porque nosotras viviéramos ese pequeño sacrificio con alegría fue más fuerte que ella.

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.