Menu

Hna. Dana Becker, Estados Unidos:

hna danaLa Hna. Dana Becker estuvo con la Hna. Clare durante la JMJ en 2011 antes de entrar de sierva.

La Hna. Dana es de California (Estados Unidos) y entró en las Siervas en el año 2012. Acaba de hacer su primera profesión de votos.

hnadana sm

La Hna. Dana durante la JMJ 2011 (derecha).

Yo conocí a la Hna. Clare cuando tenía 15 años en unas convivencias de familias en Florida (EEUU), en el año 2010. Mi primera impresión fue, más o menos, de asombro.  Ella era joven, divertida y graciosa; eso no encajaba con la imagen que yo tenía de una religiosa. Pero lo que más me impresionó de ella era la cercanía que tenía con la gente. Después de dos minutos, ya era como nos conociéramos de toda la vida.  Estábamos haciendo bromas y riéndonos; era como estar con mi hermana mayor, y eso que acaba de conocerla.   

En el año 2011 fui a España para una peregrinación que organizó el Hogar de la Madre con motivo de la JMJ de Madrid. Durante toda la peregrinación, la Hna. Clare era la traductora oficial para las chicas que hablábamos inglés. En cualquier sitio que visitábamos, allí estaba la Hna. Clare con el micro puesto y una ola de chicas con auriculares a su alrededor. La mayoría del tiempo estábamos partidas de la risa.  

Mientras caminábamos por las calles de España, la Hna. Clare iba contándonos chistes, inventándose historias de una ardilla que tenía el sueño de poder volar o llamando a chicas para hacerles una “entrevista callejera”, etc. Y no eran pocas las veces que, mientras esperábamos en las colas, o en una plaza, o donde fuera, de repente, escuchabas la voz de la Hna. Clare diciendo algo así: “Todas las que me estéis escuchando, maullad como un gato”,  o “levantad el brazo izquierdo”. Otras veces: “¿Veis a esa chica con la camiseta roja? Todas, miradla”.  Yo, por ser como soy, no lo hacía, pero me resultaba muy gracioso ver a los demás hacerlo, y aún más gracioso ver las caras de las chicas que no sabían lo que estaba pasando. 

hdana hcl sm

La Hna. Clare durante la JMJ 2011 con un grupo de chicas.

Pero, entre todas estas bromas, no tenía problema en corregirnos cuando hacíamos algo mal, en decirnos lo que teníamos que oír cuando era necesario. Siempre decía las cosas de forma muy clara y de manera que comprendías que lo hacía por su gran amor a las almas. Y, por eso, su manera de hablar transmitía confianza. Nunca me sentí ofendida ni juzgada, porque sabía que lo hacía por nuestro bien y que no nos decía nada que ella no estuviera viviendo también.  

De alguna manera, descubrí mi vocación gracias a ella. 

Uno de los días de la peregrinación, ella nos habló sobre la felicidad y cómo la felicidad está en hacer la voluntad de Dios. No me acuerdo de todo, pero sé que nos habló muy fuerte y claro. Nos dijo que, si éramos egoístas y solo pensábamos en nosotras mismas y no en lo que el Señor quería, nunca llegaríamos a ser felices. Después tuvimos un tiempo de oración en el cual el Señor aprovechó para pedirme lo que mi egoísmo no le quería dar. 

Unos días después, me tocó sentarme a su lado en el autobús, y me preguntó sobre lo que pensaba hacer con mi vida. Le respondí, por la lucha interior que estaba experimentado sobre la vocación, que no tenía ni idea. Ella me miró sonriendo y, con mucho entusiasmo, dijo: “¡Qué bien! ¡Mejor así! Hay mucha gente que hace sus planes y los tiene tan fijados que no hay nada que los pueda cambiar, pero eso no es lo que el Señor quiere. Tú no te preocupes, confía en el Señor, Él te mostrará lo que tienes que hacer”.  

Es gracioso, porque ella no sabía lo que estaba pasando dentro de mí, pero me dijo cosas que me ayudaron mucho. Ella vivía buscando hacer la voluntad del Señor en cada momento y Él aprovechó eso para, por medio de ella, acercar a muchas almas a Él. Y lo sigue haciendo. 

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.