Menu
Viernes, 30 Marzo 2018 10:56

Era el Viernes Santo del 2014

hna lissette

Hna. Lissette Falcones, SHM Entonces ella me miró y vi que estaba llorando.

18 de abril de 2014. La Hna. Lissette Falcones, Sierva del Hogar de la Madre, se acuerda perfectamente de esa fecha, porque en ese día fue testigo del inmenso amor de la Hna. Clare por Jesús Crucificado y de cómo vivía ella los Viernes Santos. Han pasado casi cuatro años, pero la Hna. Lissette comenta: «Voy a escribir lo que ocurrió en Guayaquil en la Semana Santa del 2014. Es algo que viene constantemente a mi mente. El Señor y nuestra Hna. Clare me lo recuerdan mucho».

Era Viernes Santo, exactamente el 18 abril del 2014. Como cada semana, nos reunimos para ensayar los cantos de la misa. Como eran días muy intensos, nos reunimos a eso de las 11:00 de la mañana, en la Parroquia Nuestra Señora de Loreto, en Guayaquil.

Recuerdo que estábamos en la parte de atrás de la iglesia, en el piso superior. Allí está el salón del coro, que es una especie de cabina con aislamiento acústico. Abajo, en la iglesia, el Señor estaba desde la tarde antes, Jueves Santo, en el monumento.

En aquel salón estábamos varios jóvenes del coro de la parroquia. Empezó el ensayo y la Hna. Clare nos estaba hablando sobre la importancia de los cantos ese día. Pero nadie la estaba prestando atención. Algunos estaban con su móvil, otros hablando entre ellos… Miré a la Hna. Clare. Tenía la cara roja, muy roja y, de pronto, comenzó a gritar. Yo jamás la había visto así y mucho menos gritar. Nos decía: «Si no queréis estar aquí iros. ¿Para qué venís aquí? Vosotros no os dais cuenta de lo que ocurre hoy. Jesús está allí abajo. Él dio su vida por nosotros, y vosotros no os dais cuenta lo que eso significa».

Después de esto, salió del salón muy rápido, cerrando la puerta con mucha fuerza. Yo la seguí. Cuando llegamos abajo, en donde estaba el monumento, ella se arrodilló. Yo me arrodille junto a ella. Entonces ella me miró y vi que estaba llorando. Me dijo: «Perdóname, Lissette, pero tenía que decirlo. ¿Tengo o no tengo razón? Ellos no se dan cuenta… No se dan cuenta de que hoy es Viernes Santo. Ellos no saben lo que eso significa».

Después de ese día, muchas veces me pedía perdón por haberse puesto así, pero yo comprendía que ella tenía mucha razón. No nos dábamos cuenta de lo que significa que Jesús dio su vida por nosotros. En cambio, para ella significaba mucho, pues fue una cruz, la cruz de Jesús, la que le devolvió la luz y convirtió su corazón.

En los ensayos del coro, la Hna. Clare siempre nos decía que si cantábamos que lo hiciéramos para gloria de Dios y no para nuestra propia gloria. Que cantáramos con fuerza para el Señor. Y doy fe de que ella lo hacía.

Doy gracias a Dios y a Nuestra Madre por el ejemplo que vi siempre en la entrega total de la Hna. Clare.

Buscar

Newsletter semanal

Elegir idioma

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: [email protected]

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.