Lunes, 04 Febrero 2019 21:00

La Hna. Clare me amaba de verdad

 Karolina Vera

Karolina Vera:  Con cada palabra, con cada gesto, con cada mirada, con cada corrección, con cada nota, con cada lágrima, con cada mensaje… y con muchas cosas más, me lo demostraba.

Karolina Vera, de Playa Prieta (Ecuador), se dirigió espiritualmente con la Hna. Clare. Nos cuenta hoy una conmovedora anécdota vivida con la Hna. Clare. Karolina afirma que, con la respuesta que le dio ese día, la Hna. Clare «había tirado abajo un muro de piedra que yo había construido en mi corazón». Una vez más, se nos revela el corazón lleno de caridad de la hermana.

La Hna. Clare fue mi profesora en el último curso de bachillerato en el Colegio Sagrada Familia de Playa Prieta, colegio que las hermanas dirigen en Ecuador desde 2006, y en el que estudié desde que tenía 3 o 4 años hasta que me gradué el 27 de febrero de 2016. 

Hna Clare y KarolinaPero la Hna. Clare no fue solo mi profesora, o una amiga en la que podía confiar, ni siquiera era solo una hermana… Para mí ella era realmente como una madre. Sabía todo sobre mí: los problemas graves que tenía, los vicios, los defectos, las caídas y también las levantadas. Absolutamente todo. Incluso me atrevo a decir que ella sabía más cosas sobre mí que mi madre de sangre.

La Hna. Clare tocó mi corazón. Yo sentía que ella me amaba de verdad. Y esto no solo porque ella me lo hubiera dicho, sino porque con cada palabra, con cada gesto, con cada mirada, con cada corrección, con cada nota, con cada lágrima, con cada mensaje… y con muchas cosas más, me lo demostraba. También tengo que reconocer que me sentí muy amada por Dios a través de ella. 

Karolina (con gorro)Recuerdo una vez en la que le pregunté a la Hna. Clare que por qué a pesar de que yo siempre estaba haciendo tonterías, de que no la obedecía, de que siempre estaba haciendo lo contrario a lo que me decía, de que volvía a caer en ciertas cosas, etc… que por qué a pesar de todo eso ella seguía a mi lado, ayudándome, y que por qué no me dejaba y así se ahorraba muchos sufrimientos que yo la procuraba. Ella me miró fijamente a los ojos y me respondió en un tono sereno, pero recargado de cariño: «Porque el amor es paciente, el amor no busca el mal». Al escuchar aquello me quedé sin palabras. Con mucho esfuerzo dije: «¡Gracias!». En ese momento experimenté dentro de mí que ella había tirado abajo un muro de piedra que yo había construido en mi corazón que no me dejaba ver más allá de mi egoísmo, de mi miseria, de mi pecado, de mi rebeldía, de mi dureza. 

¡Cuánto bien me hizo la Clare! Le debo mucho.

Buscar

Redes sociales

Newsletter semanal

Elegir idioma

Últimos recuerdos publicados de las compañeras


Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.