Menu
Jueves, 11 Abril 2019 21:00

«¿Saben ustedes que yo soy un súper héroe?»

 Carolina Aveiga con un grupo de chicas

Carolina Aveiga:  De cara al exterior yo aparentaba estar muy bien, pero la Hna. Clare, que me conocía, se dio cuenta de todo. Hablamos un ratito y me dijo que lo siguiera intentando, por amor a Dios y a las almas.

Carolina Aveiga es una joven del Hogar de la Madre de Ecuador, estudiante de Derecho en la Universidad de Portoviejo. Una niña en el campamento estaba haciendo daño a toda la unidad de la que Carolina era monitora. La intervención de la Hna. Clare salvó la situación y ayudó a la niña con problemas a reaccionar.

En el año 2015 fue la primera vez que yo iba como monitora al campamento del Hogar de la Madre. La Hna. Clare era una de las hermanas responsables del campamento. Me había tocado la unidad número 2. Fue una unidad muy difícil, y yo estaba muy mal. Como veía que las cosas no iban nada bien, el demonio se encargó de bajarme los ánimos y renunciar interiormente a la lucha. De cara al exterior yo aparentaba estar muy bien, pero la Hna. Clare, que me conocía, se dio cuenta de todo. Hablamos un ratito y me dijo que lo siguiera intentando, por amor a Dios y a las almas.

Las cosas seguían sin mejorar. El problema radicaba en una niña que era alumna de la Hna. Clare. La hermana la conocía muy bien y me entendía. Estábamos dando las reuniones por unidades cuando la Hna. Clare se acerca al lugar donde estábamos reunidas y empieza a hablar en plan broma, pero en serio, diciendo: «¿Saben ustedes que yo soy un súper héroe? ¡Yo lo veo todo, mamitas! ¿Han visto una manzana podrida? Cuando una manzana está podrida y está junto con muchas manzanas buenas, empieza a pudrirlas a TODAS. TÚ (aquí dijo el nombre de la niña) ESTÁS SIENDO COMO UNA MANZANA PODRIDA. DIME AHORA SI QUIERES PUDRIR A TODO ESTE ÁRBOL, PORQUE SI ES ASÍ, TE VAS». 

Cuento esto porque, al escucharla hablarle tan fuerte, yo pensé que esta niña se iba a poner peor, pero fue todo lo contrario. Su actitud cambió por completo, se abrió a las demás niñas y estaba siempre al pendiente del resto.

Con otras hermanas ya lo habíamos intentado todo con esta niña. En plan juego, en plan broma, en plan ternura… Nada había funcionado. Pero la Hna. Clare tenía el don de conocer a la gente y decirle las palabras adecuadas para hacerlas reaccionar. Y esta niña reaccionó.

Buscar

Redes sociales

Newsletter semanal

Elegir idioma

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo