Menu
Viernes, 15 Septiembre 2017 16:47

La Hna. Clare en la Isla Trinitaria

Hna. Clare con un niño en Ecuador

Tamara Ximena Tacuri Morales (Guayaquil, Ecuador): Me gustaba mucho conversar con ella porque, cuando lo hacía, veía en su mirada un gran interés por todo cuanto le conversaba. 

Tamara Ximena Tacuri Morales conoció a la Hna. Clare en la «Escuela Santa Rosa de Lima», en la Isla Trinitaria de Guayaquil (Ecuador), en la que la Hna. Clare daba clases de religión. La Isla Trinitaria es un sector periférico de Guayaquil en el que habitan más de 1.200 familias, la mayor parte de ellas afroecuatorianos, que —en su mayoría— cuentan con un nivel de ingresos muy bajo. Los servicios básicos del sector son muy limitados, muchas zonas carecen de alcantarillado y las calles no están pavimentadas. Las Siervas del Hogar de la Madre colaboran con la Parroquia y Escuela «Santa Rosa de Lima» en tareas de evangelización y en diversos proyectos de desarrollo y formación. (Para más información de los proyectos de las Siervas del Hogar de la Madre en Ecuador, ver aquí: https://www.hogardelamadre.org/gmhm/proyectos/ayudas-basicas/5587-comedores)

¡Hola, hermanas del Hogar de la Madre!!! Mi nombre es Tamara. Trabajo en la Escuela «Santa Rosa de Lima» de la Isla Trinitaria (Guayaquil, Ecuador). Tuve la gran bendición de conocer a la Hna. Clare, porque llego como voluntaria para impartir la materia de religión en nuestra escuela. Esta institución educativa se encuentra localizada en un sector muy conocido en Guayaquil por sus necesidades económicas. Ella llegó y nos contagió su cariño y su alegría. En esos días, estaba ya diagnosticada con metástasis una persona muy cercana de nuestra comunidad. Ella me llenó de paz y tranquilidad para superar esa situación.

Me gustaba mucho conversar con ella porque, cuando lo hacía, veía en su mirada un gran interés por todo cuanto le conversaba. Tenía un gesto muy lindo, que me llamaba mucho la atención: era que cogía la cruz que llevaba en su cuello y la apretaba cuando platicábamos.

Hna. Clare con un niño en Ecuador

En cierta ocasión, entró en la oficina de secretaría y me dijo un poco preocupada: «Tamara, hoy tuve clase con los niños de séptimo grado. Les dije que deben aprender inglés para que, cuando viajen a los Estados Unidos, sepan hablar. Pero los niños me dijeron: “¿Para qué hermana, si nosotros nunca vamos a viajar a los Estados Unidos?” Estos niños no tienen sueños, y eso es muy grave, ya que —si no tienen sueños— nunca van a tener ni metas ni objetivos». Yo le dije: «Es cierto, hermana. Nunca lo había pensado de esa manera».

Recuerdo muy bien ese episodio. Ella estaba de pie, cerca de la puerta, y me dijo: «Hay que enseñar a los niños a soñar. Si no sueñan, van a quedarse siempre en la mediocridad. Si los motivamos a soñar, los ayudamos a que alcancen sus metas. Una persona que deja de soñar, pierde las ganas de seguir adelante».

Siempre que recuerdo esta conversación me digo que fue un mensaje eterno el que nos dejó la Hna. Clare, sobre todo para quienes estamos involucrados en la educación y formación cristiana de niños y jóvenes.

También podemos tomar este consejo para todos nosotros, no importa la edad, ¡¡¡hay que seguir soñando!!!!!

Bendiciones

Buscar

Newsletter semanal

Elegir idioma

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: [email protected]

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.