Menu

 Carolina Aveiga

Carolina Aveiga (Ecuador):  A la Hna. Clare le dolía realmente cuando alguien no hacía la voluntad de Dios, porque amaba al Señor y también amaba a las almas.

 H. Kelai

Hna. Kelai Reno:  La Hna. Clare siempre estaba disponible para reír, sonreír, empezar una nueva conversación, contar algo gracioso, pero nunca superficial.

 Karolina

Karolina Vera:  La Hna. Clare estaba viviendo como una verdadera cristiana, muriendo a sus gustos y apetencias. Me dijo que teníamos una gran responsabilidad de rezar por nuestros hermanos los cristianos perseguidos.

 Carolina con unas amigas

Carolina Aveiga:  Muchas veces, yo me hago la víctima y tengo que aprender de la Hna. Clare.

 Carolina Aveiga con un grupo de chicas

Carolina Aveiga:  De cara al exterior yo aparentaba estar muy bien, pero la Hna. Clare, que me conocía, se dio cuenta de todo. Hablamos un ratito y me dijo que lo siguiera intentando, por amor a Dios y a las almas.

 Hna. Beatriz

Hna. Beatriz Liaño, SHM:  Tengo todavía su imagen en mi memoria, recostada en el asiento con los ojos cerrados, mientras el taxi emprendía la marcha. Cuando la volví a ver, al cabo de las horas, en la cena de esa noche, estaba de nuevo sirviendo a las chicas y regalando bromas y alegría.

 Karolina Vera

Karolina Vera:  Con cada palabra, con cada gesto, con cada mirada, con cada corrección, con cada nota, con cada lágrima, con cada mensaje… y con muchas cosas más, me lo demostraba.

 Hna. Clare enseñando

Cristofer Bravo:  Siempre la llevo conmigo, en una estampita o en mi celular. Su sonrisa siempre me recuerda: «¡O todo o nada!».

carolina aveiga el cajas800 390

Carolina Aveiga: Me envolvió su alegría.

clare hernandez

Clare Hernández (EEUU): Este muro se hizo pedazos cuando tuve que irme de aquel país tan hermoso. Era como si la Hna. Clare estuviera allí en todas partes.

Página 1 de 9

Buscar

Redes sociales

Newsletter semanal

Elegir idioma

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo