Menu

Recuerdos sobre la Hna. Clare

H Kelai

Hna. Kelai Reno Recuerdo vivamente cómo describía esa situación en la que ella estaba vomitando en el baño de una discoteca y sintió que «alguien» la miraba. El Señor le habló a su corazón muy fuerte en este momento.

Sandra y la Hna. Clare en un autobús

Hna. Sandra Galarza:  Desde que la conocí pude notar que estaba llena de dones que no reservaba para sí misma, sino que los potenciaba completamente al servicio de la comunidad.

Roxana

Roxana Chimbo:  La Hna. Clare me dijo: «Ojalá algún día tengas la valentía de elegir a Dios antes que a tus amigos».

Jackeline

Jackelin Zambrano:  A mí lo que me llamaba la atención era la disponibilidad que tenía para hacer todo lo que el Señor le pedía.

H Clare

Iría y Carlos  Nos marcó la sinceridad de su conversión, así como la claridad con la que hablaba del amor a Dios.

Hna. Kelai

Hna. Kelai Reno  La Hna. Clare rezaba cerca del oído del enfermo para que él pudiera escuchar. Le decía cosas para preparar su alma para morir y encontrarse con Dios.

Hna. Kelai

Hna. Kelai Reno:   La Hna. Clare no quería que los enfermos perdieran la Misa, así que íbamos nosotras a recogerles y a llevarles en sus sillas de ruedas.A veces llevamos enfermos con la cama entera a la capilla porque los celadores no les habían puesto en la silla de ruedas.

hnaclare hnakelai

Hna. Kelai Reno: La Hna. Clare y yo íbamos por el pasillo del hospital intentando orientarnos cuando, de repente, vimos venir hacia nosotras a una señora que lloraba. 

Carolina Aveiga

Carolina Aveiga (Ecuador):  A la Hna. Clare le dolía realmente cuando alguien no hacía la voluntad de Dios, porque amaba al Señor y también amaba a las almas.

H. Kelai

Hna. Kelai Reno:  La Hna. Clare siempre estaba disponible para reír, sonreír, empezar una nueva conversación, contar algo gracioso, pero nunca superficial.

Karolina

Karolina Vera:  La Hna. Clare estaba viviendo como una verdadera cristiana, muriendo a sus gustos y apetencias. Me dijo que teníamos una gran responsabilidad de rezar por nuestros hermanos los cristianos perseguidos.

Carolina con unas amigas

Carolina Aveiga:  Muchas veces, yo me hago la víctima y tengo que aprender de la Hna. Clare.

Carolina Aveiga con un grupo de chicas

Carolina Aveiga:  De cara al exterior yo aparentaba estar muy bien, pero la Hna. Clare, que me conocía, se dio cuenta de todo. Hablamos un ratito y me dijo que lo siguiera intentando, por amor a Dios y a las almas.

Hna. Beatriz

Hna. Beatriz Liaño, SHM:  Tengo todavía su imagen en mi memoria, recostada en el asiento con los ojos cerrados, mientras el taxi emprendía la marcha. Cuando la volví a ver, al cabo de las horas, en la cena de esa noche, estaba de nuevo sirviendo a las chicas y regalando bromas y alegría.

Karolina Vera

Karolina Vera:  Con cada palabra, con cada gesto, con cada mirada, con cada corrección, con cada nota, con cada lágrima, con cada mensaje… y con muchas cosas más, me lo demostraba.

 Hna. Clare enseñando

Cristofer Bravo:  Siempre la llevo conmigo, en una estampita o en mi celular. Su sonrisa siempre me recuerda: «¡O todo o nada!».

carolina aveiga el cajas800 390

Carolina Aveiga: Me envolvió su alegría.

entendi hna rosa

Hna. Rosa López, SHM (Ecuador): Me dijo: «Ve niño por niño. Ten paciencia con ellos y ayúdales, porque no saben escribir».

hna rosa puyo

Hna. Rosa López, SHM (Ecuador): Pero, en ese momento, recibió la gracia de darse cuenta de lo que estaba haciendo, y la fuerza para corregirse, y se dijo: «Clare, viniste aquí a entregarte».

2hna clare fernando800

Fernando Guerrero (Ecuador): Ahora caigo en la cuenta y me sorprendo de ver cómo Dios puede obrar de manera tan extraordinaria en un alma.

hna rosa de chica800

Hna. Rosa López, SHM La Hna. Clare la escucho, sonrió y le dijo: «Dele gracias a Dios. Todo es para gloria de Dios».

hna lissette

Hna. Lissette Falcones, SHM Entonces ella me miró y vi que estaba llorando.

clare hernandez

Clare Hernández (EEUU): Este muro se hizo pedazos cuando tuve que irme de aquel país tan hermoso. Era como si la Hna. Clare estuviera allí en todas partes.

ilumino nuestros caminos800

Susy Kátherine Pincay Vera: Hna. Clare, siempre estarás viva en nuestros corazones, con esa sonrisa única y esa carcajada tan particular.

Página 1 de 4

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.