Menu

Hna. Anna Riordan, Estados Unidos:

hna anna Siempre hacía todo – daba igual lo que fuera – al 100%. Nunca a medias.

La Hna. Anna es de Estados Unidos y es Sierva del Hogar de la Madre. Coincidió con la Hna. Clare durante el noviciado por un año y en varias ocasiones después.

hna anna de candidata

La Hna. Anna (de candidata) con la Hna. Clare

Conocí a la Hna. Clare por primera vez en septiembre de 2004, en nuestra casa madre en España. Yo era una chica petarda recién llegada de Estados Unidos y ella estaba en su segundo año del noviciado. Me acuerdo que no la veía mucho, porque ella estaba muchas horas metida en la imprenta con la revista. Pero siempre recuerdo su sonrisa, su risa y su acogida cuando llegué.

Luego, tuve la gracia de coincidir casi un año entero con ella durante mi propio noviciado (julio 2005 – febrero 2006). Mis recuerdos de ella son sobre todo de esta época, aunque hubo algún verano en que coincidimos en España durante el mes de agosto. La última vez que la vi en persona fue justo después de mis votos perpetuos, en septiembre 2012, sin embargo lo que aprendí de ella me ha seguido animando y ayudando en mi vocación de Sierva hasta el día de hoy. Por eso doy gracias a Dios y Nuestra Madre. 

Siempre hacía todo – daba igual lo que fuera – al 100%. Nunca a medias… Por ejemplo, cuando cantaba en Misa o fuera de Misa, no sólo movía la boca sino que se notaba que ponía toda su alma en la canción y que pensaba en esas palabras que salían de su boca al tiempo que de su corazón, en un himno hacia Dios. Basta escuchar su grabación de “Quedose Prendado”, por ejemplo. También, en los cargos de la casa o al limpiar, trabajar fuera, etc… parecía que siempre estaba haciendo lo que tenía que hacer con todo el corazón. 

En varias ocasiones coincidí con ella en viajes en coche. Durante los trayectos rezábamos todas las hermanas el Rosario juntas en voz alta. Ella lo rezaba con los ojos cerrados. Una de las primeras veces, no sabía por qué lo estaba haciendo así y daba por hecho que se estaba mareando por estar en el coche. Le pregunté si se encontraba bien y me dijo que sí, que ella solo cerraba los ojos para no distraerse durante el rezo del Rosario. Era muy activa, pero no era negligente en la oración. Tomaba a Dios y a Nuestra Madre en serio.

Siempre veía la parte graciosa de una situación, incluso si estábamos cansadas o trabajando duro en la construcción o en la huerta, o bien haciendo algo un poco monótono y repetitivo. Parecía que nunca se cansaba y siempre estaba animada para lo que fuera.

2007 Votos SHM (33)

Renovación de votos de la hna. Clare y la hna. Anna en 2007

Quería a todas las hermanas con todo el corazón, con amor fraterno en el Señor, con corazón universal sin acepciones de personas. Estaba tan a gusto con una hermana como con otra.

Tenía una gran capacidad para hacer bromas y decir cosas irónicas, pero nunca despreciando o riéndose del otro. Siempre te reías con ella pero nunca humillaba a los demás con sus bromas, para las que tenía una grande facilidad, claro. Siempre buscaba alegrar la vida de los de su alrededor.

Aunque tenía muchos talentos y era muy simpática y podía fácilmente atraer la atención sobre sí, no aprovechaba sus talentos para eso. Era pronta para descubrir los talentos de los demás y colaboraba sencillamente con otros, sin querer destacar ella o imponerse. Por ejemplo, al componer canciones para nuestras connovicias en sus cumpleaños o situaciones similares. No tengo ningún recuerdo de ella triste o enfadada, por ejemplo. No es que las cosas no le costaran, es que estaba muy sobre sí.

Tenía una creatividad desbordante que la llevaba a componer pequeñas canciones espontáneamente, en cualquier situación, para alegrar la vida de los demás.

Tenía un entusiasmo contagioso. Por ejemplo, ella leía algo que le impresionaba de la vida de un santo o veía algo bonito, y te lo contaba. Sin verlo o leerlo tú, te entusiasmabas por contagio. Usaba este don de convencer a la gente para el bien, para entusiasmarles con Dios y la santidad.

 

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.