Menu

Hermana Clare y Hermana Megan Conway

Hna. Megan Conway:  No permitía excusas y siempre animaba a todos a mirar lo que tenían que hacer por Dios y a no bajar el listón. 

La Hna. Megan Conway conoció a la Hna. Clare en el verano de 2005, cuando visitó a las Siervas del Hogar de la Madre en España, antes de entrar en la comunidad. La Hna. Clare era novicia en ese momento. La Hna. Megan comparte con nosotros algunos recuerdos de esos primeros momentos.

Hermana Clare en campamento con jóvenes¿Cómo la describiría? Pues, obviamente, era muy cómica. Tenía un don para abrirse a los demás y hablar con la gente. También tenía la capacidad de hacer reír a todo el mundo. Esa fue mi impresión al principio, pero yo era un poco superficial y solo veía las cosas superficiales. Más adelante, a medida que la fui conociendo más y hablando con ella, descubrí que estaba siempre centrada en hacer lo que Dios quería. Era impresionante ver la firmeza en su decisión de seguir a Cristo. Y no solo firme consigo misma, sino también con los demás. No permitía excusas y siempre animaba a todos a mirar lo que tenían que hacer por Dios y a no bajar el listón.

Me acuerdo verla rezar en la capilla durante nuestro tiempo de oración. Me impresionaba verla siempre con la cabeza inclinada. Muchas veces, al menos cuando coincidí con ella en la comunidad de Jacksonville, se ponía en el primer banco ante el Santísimo Sacramento, siempre con la cabeza baja. Me impresionaba porque mostraba su humildad. 

Más tarde, me acuerdo un día en que estábamos trabajando juntas. Yo estaba de mal humor y no dejaba a nadie ayudarme. Yo todavía no era hermana, fue antes de mi entrada. La Hna. Clare me dijo: «¿Sabes cuál es tu problema?». Y yo: «¿Cuál? 

Hermana Clare rezando

¿Qué me vas a decir?». Ella dijo: «Tu problema es que eres una orgullosa». Estábamos hablando en inglés, pero dijo la palabra «orgullosa» en español. Le respondí: «¿Qué significa eso?», como queriendo decir: «¿Por qué no me lo dices a mi cara? ¿Por qué lo tienes que decir en español?». Me dijo: «Búscalo en el diccionario».  

En cuanto llegué a casa, cogí el diccionario y busqué la palabra «orgullosa». Al descubrir lo que me había dicho, me enfadé muchísimo. Era la primera vez que alguien me decía que era una orgullosa. ¡Pero gracias a Dios que me lo dijo! Si no hubiera sido por ella, no sé cuándo se hubiera atrevido nadie a decírmelo y cuándo hubiera comenzado a trabajarme para comenzar a cambiarlo. Pero, en ese momento, mi reacción fue: «¡No me puedo creer que me ha dicho que soy una orgullosa!». Y en mi enfado me dije: «Yo no soy una orgullosa. Ella es la orgullosa por haberme dicho algo así y se lo voy a decir». Y me fui derecha a hablar con la Hna. Clare. Lo que pasó fue que, mientras iba, tuve que detenerme, porque me vino a la memoria su manera de rezar, y todos los dones que tenía para ganarse a la gente, sus talentos con el teatro y el canto… Me impresionó mucho porque pensé: «Realmente no puedo decirle nada. Ella me puede decir que soy una orgullosa, porque ella tendría todo el derecho a ser orgullosa con todos los dones que tiene. Pero, en realidad, ella los pone delante del Señor todos los días. La he visto ponerse humildemente delante del Señor, inclinando su cabeza en la oración. Ella me puede decir que soy una orgullosa porque está luchando contra el orgullo, está luchando para ser humilde y obediente». 

Esta fue una de las gracias más grandes que he recibido viviendo con ella. Tengo muchos recuerdos muy bonitos, muchas anécdotas graciosas… pero nunca me olvidaré de ese momento, cuando me dijo que era una orgullosa. Me di cuenta hasta qué punto lo era y que ella tenía todo el derecho del mundo en decírmelo, porque ella estaba luchando contra ello. Gracias a eso, creo que es por esa razón, pude aceptarlo e intentar cambiar. Era un ejemplo para mí en ese sentido. 

Buscar

Newsletter mensual

Elegir idioma

  1. Valeria
  2. María Augusta
  3. Jazmina
  4. Mayra
  5. Catalina




«¿Qué más puedo hacer
por ti, Señor?»

instantanea valeria
 




«Sí, por la Virgen
hago lo que sea»

instantanea m augusta
 




«Yo sé que la Virgen
me quiere mucho»

instantaneas jazmina
 




«Dejé mis miedos y
me decidí por lo mejor»

instantanea mayra
 



«Voy a cambiar,
voy a dejar
esta vida que llevo»

instantanea catalina
 

Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.