Lunes, 01 Mayo 2017 21:00

Carolina, déjate guiar por mí

Carolina Aveiga an El Cajas

Carolina Aveiga (Ecuador):  Soñé que la Hna. Clare me decía que me había caído porque empecé a mirarme a mí misma. Me dijo: “Carolina, ¿hasta cuándo te vas a seguir mirando a ti? Mira a Jesús, mira a la Virgen, mírame a mí. Yo te voy a guiar, déjate guiar por mí, mírame a mí”.

Carolina Aveiga Carolina Aveiga (Chone, Ecuador) soñó con la Hna. Clare la noche del 14 de noviembre de 2016. Ese día la hermana hubiera cumplido treinta y cuatro años. Para Carolina este sueño fue una gracia enorme. Le ayudó tanto, que ha querido compartirlo con nosotros.

Carolina Aveiga en el Cajas

Carolina haciendo el compromiso en el Hogar 
en la Virgen en El Cajas.

Iba yo con ropa muy deportiva, andaba con prisas, porque iba a ver a la Virgen en el Cajas. Estaba yo muy entusiasmada, y quien me guiaba en el camino era la Hna. Clare. Era un camino muy difícil y lleno de obstáculos que tenía que pasar, pero iba guiada por la Hna. Clare, que me decía cómo y dónde pisar. Me decía cosas como: “¡Vamos, comadre! Ahora, ¡salta!. A la derecha, ahora a la izquierda. Arriba”. Así todo el camino. 

Cuando me veía cansada me cantaba, como en los campamentos: “Ánimo, ánimo”. Íbamos tan contentas cantando canciones, contándome historias... Hasta que llegó un punto en concreto en el que yo ya estaba muy cansada del camino. Había escalado cascadas, me había caído ya tantas veces…

Este obstáculo que tenía que pasar consistía en saltar un precipicio. La Hna. Clare me cantaba: “Si me pides saltar, saltaré. No me importa lo alto que esté...” Yo le dije a la Hna. Clare que eso no podía, que tenía mucho miedo, que quisiera que estuvieran más chicas conmigo para que me ayudaran, o la hermanas.

Carolina Aveiga al lado de la hna. Clare durante una visita del Papa Francisco a Ecuador

Carolina al lado de la hna. Clare
durante una visita del Papa Francisco a Ecuador.

Yo no la dejaba ni siquiera hablar a ella, tan solo hablaba yo. La Hna. Clare se veía muy, muy triste y se iba alejando cada vez más. Mientras ella se alejaba, la tierra de la montaña en la que yo estaba empezaba a caer y yo también caía.

Me desperté y fui a lavarme la cara un poco asustada.

Al dormir de nuevo, soñé que la Hna. Clare me decía que me había caído porque empecé a mirarme a mí misma. Me dijo: “Carolina, ¿hasta cuándo te vas a seguir mirando a ti? Mira a Jesús, mira a la Virgen, mírame a mí. Yo te voy a guiar, déjate guiar por mí, mírame a mí”.

A partir de este sueño siento mucho más cerca a la Hna. Clare. Siento muy fuerte que ella intercede por mí, y es muy bueno saber eso. 

 

Buscar

Redes sociales

Newsletter semanal

Elegir idioma

Últimos recuerdos publicados de las compañeras


Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes a través del formulario o enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.

Si quieres subir varias fotos, ponlas en un documento de word o júntalas en un archivo zip. Sólo se puede subir un archivo en este campo. También nos las puedes enviar por email: hermanaclare@hogardelamadre.org
Si tienes un vídeo de las hermanas o si quieres enviarnos tu testimonio grabado en vídeo, puedes subirlo aquí.

Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com