Lunes, 18 Septiembre 2017 17:05

«Oh, mamá, es mi ángel... Hola Hna. Clare».

angel800

Maureen Lawrence (Florida, EEUU): Yo siempre cuento como Charlie la llamaba «mi ángel».

Maureen Lawrence, de la Parroquia de la Asunción de Jacksonville (Florida, EEUU), nos cuenta una simpática anécdota vivida con su hijo Charlie y la Hna. Clare… Está convencida de que, tras la muerte de la hermana, de alguna manera, la anécdota se ha hecho realidad.

Queridas Hermanas y familia de la Hna. Clare:

Mi familia y yo tenemos recuerdos muy entrañables de la Hna. Clare. La conocimos cuando mi hijo mayor, Charlie, estaba en la clase de los niños de cuatro años en el Colegio de la Asunción. Pertenecíamos a la Parroquia desde hacía unos tres años pero, como en ese momento teníamos tres niños pequeños, no podíamos involucrarnos mucho.

Tengo una historia muy bonita que he compartido con muchas personas en los últimos años. Cuando en la conversación sale el nombre de la Hna. Clare —como muchas veces ocurre aquí— yo siempre cuento como Charlie la llamaba «mi ángel».

Pocas semanas después de comenzar las clases en el Colegio de la Parroquia de la Asunción, Charlie volvió a casa un día y me dijo que había visto un ángel. Yo había visto que en el colegio hay muchas imágenes y estatuas, así que no le di importancia. Le dije simplemente qué bonito era lo que me estaba contando, y le expliqué que los ángeles son un don de Dios para guiarnos y protegernos.

Una semana más tarde tuvimos una conversación semejante. Tras recogerle en el colegio, nuestra rutina era llegar a casa y llevar a sus dos hermanitas a la cama para que echaran la siesta. Así podíamos él y yo jugar y hablar. Una vez más me contó que había visto un ángel en colegio. Visto que me sacaba otra vez el tema, esta vez le pregunté un poco más: «Dónde viste el ángel?» Me respondió: «Me visita a veces cuando estoy en colegio. Le gusta hablarme de Dios». Yo no sabía que las hermanas daban clase a cada grupo de niños una vez a la semana, así que, cada vez más intrigada, pregunté: «¿Tiene nombre tu ángel?» «Sí, se llama Clare». Él no dijo «hermana Clare». Si lo hubiera hecho, yo lo habría cogido antes. Claro, con esto yo comencé a pensar que estaba recibiendo su llamada a la temprana edad de cuatro años. Estuve a punto de apuntarle al seminario, pero después pensé que eso era trabajo de Dios y no mío.

Algo más tarde, no recuerdo si pasaron unas semana o unos días, íbamos caminando una mañana por el colegio. La Hna. Clare estaba justo saliendo de la casa donde viven las hermanas, y Charlie me dice: «Oh, mamá, es mi ángel… Hola Hna. Clare». Todo tenía sentido por fin. Este dulce e inocente niño pensó que la hermana vestida de blanco, que le enseñaba acerca de Dios, era su ángel personal... ¡¡y ahora ella lo es!!

Esta es la historia que cuento muchas veces a tantos familiares y amigos. Siempre hemos pensado, y continuaremos haciéndolo, que la Hna. Clare es el ángel de la familia de Lawrence.

Bendiciones a todos

Maureen y Lewis Lawrence
Charlie, Emma, Bridget y Elizabeth

Buscar

Redes sociales

Newsletter semanal

Elegir idioma

Últimos recuerdos publicados de las compañeras


Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes a través del formulario o enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.

Si quieres subir varias fotos, ponlas en un documento de word o júntalas en un archivo zip. Sólo se puede subir un archivo en este campo. También nos las puedes enviar por email: hermanaclare@hogardelamadre.org
Si tienes un vídeo de las hermanas o si quieres enviarnos tu testimonio grabado en vídeo, puedes subirlo aquí.

Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com