Lunes, 01 Octubre 2018 12:00

Me envolvió su alegría

carolina aveiga el cajas800 390

Carolina Aveiga: Me envolvió su alegría.

Carolina Aveiga, joven del Hogar de la Madre de la Juventud en Ecuador, nos  cuenta lo que supuso para ella conocer a la Hna. Clare y lo que influyó en su conversión con su testimonio, con su alegría, y con esa frase que le traspasó el alma: «Es Dios quien te espera cuando nada en el mundo te satisface».

Cuando yo era pequeña iba a las reuniones del grupo de las niñas del Hogar de la Madre. Fui a mi primer campamento en 2010 y entré por primera vez como aprendiz del Hogar de la Madre cuando tenía once años, si la memoria no me falla. Sin embargo, no supe aprovechar las gracias que recibí, y al poco tiempo me alejé.

Cuento esto porque la Hna. Clare tiene mucho que ver con mi regreso al Hogar.

Mi hermana era quien siempre me estaba invitando a todas las actividades que el Hogar realizaba, pero yo no quería ir a ninguna. Hasta un día que ella me dijo que venía el P. Rafael y que con él venía la Hna. Clare. «¿Y quién es ella?», pregunté a mi hermana. Ella me dio las mejores referencias. Pero, a decir verdad, de todo lo que mi hermana me contó lo único que llamó mi atención fue el que ella había sido actriz. Decidí ir a casa de las hermanas después de mucho tiempo, pero solo por conocer a la Hna. Clare y, por supuesto, para preguntarle acerca de su experiencia en el cine y la televisión, que era lo que entonces me importaba. Al conocer a la Hna. Clare me lleve una sorpresa. Ella no paraba de hablar, de hacer preguntas... Yo solo la miraba y escuchaba. Me fui de frente contra la pared. No sé qué sucedió pero me envolvió su alegría, una alegría que yo no tenía. Me fui con eso a casa, con su alegría y sin entender qué estaba pasando.

Después de un tiempo, las hermanas organizaron una peregrinación al Santuario de Olón. Íbamos a pasar por Guayaquil, que era donde estaba la Hna. Clare. Mi hermana comentó que había esa peregrinación, pero que tal vez ella no iba a ir. Al momento yo dije: «¡Pero yo sí voy!». La verdad, solo fui porque sabía que la Hna. Clare estaría allí.

Una vez en Guayaquil, una noche, la Hna. Clare nos contó su vocación. Eso fue muy importante para mí. En ese momento empecé a entender muchas cosas. Todo lo que decía la hermana iba entrando en mi mente y en mi corazón. Algo que siempre recuerdo es esta frase: «Es Dios quien te espera cuando nada en el mundo te satisface». La dijo con tanta fuerza que aún me parece escucharla repetirla una y otra vez. Entré en el grupo de jóvenes del Hogar de la Madre poco tiempo después de aquella peregrinación.

Puedo decir con seguridad que la Hna. Clare fue el instrumento que la Virgen utilizó para traerme de vuelta Su Hogar, y a quien sigue utilizando cuando pierdo de vista mi meta: el cielo.

Buscar

Redes sociales

Newsletter semanal

Elegir idioma

Últimos recuerdos publicados de las compañeras


Escríbenos

Si tienes algún recuerdo o has recibido algún favor de la hna. Clare o de alguna de las 5 candidatas fallecidas en el terremoto de Ecuador, así como fotos o vídeos, te rogamos que nos lo mandes a través del formulario o enviando un e-mail a: hermanaclare@hogardelamadre.org

Por favor, no olvides indicar de dónde eres, sobre quién es la historia que nos cuentas y cómo la conociste.

Si quieres subir varias fotos, ponlas en un documento de word o júntalas en un archivo zip. Sólo se puede subir un archivo en este campo. También nos las puedes enviar por email: hermanaclare@hogardelamadre.org
Si tienes un vídeo de las hermanas o si quieres enviarnos tu testimonio grabado en vídeo, puedes subirlo aquí.

Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com